martes, 27 de enero de 2015

DÍA 11 DIARIO DE ANDORRA: vuelta a casa.

LUNES 12 ENERO 2015

Sobre las 8:30 nos levantó Óscar para despedirse y también así nosotros desayunar y salir pronto de viaje. Ellos se marcharon para sus respectivos trabajos y Sara para la guardería.

Nosotros desayunamos tranquilamente, preparamos unos bocadillos, bajamos las maletas al coche y emprendimos la vuelta hacia Pontevedra. Había helado durante la noche así que Pelayo estuvo rascando un buen rato la escarcha del cristal de delante del coche con una tarjeta.

Luna y coche helados

Antes de abandonar Logroño rellenamos el depósito en una de las gasolineras más barata de España, la del Alcampo de Logroño. Llegamos a Pontevedra sobre las 18h de la tarde y vino ese terrible momento de deshacer maletas, poner lavadoras, etc.

Precios de la gasolina y gasoil

Sin embargo mereció la pena volver a esquiar, tras dos años en dique seco. Eso sí, Pelayo se trajo un ojo y un costado morado (más adelante el traumatólogo confirmó que no se había roto nada pero que tenía la articulación de la cadera inflamada y tendría que hacer reposo) y yo vine con una gripe riojana terrible con la que estuve peleando más de 15 días. Tras dos visitas al médico y dos antibióticos distintos logré ganarle la batalla.

Espero que este diario os ayude a organizar vuestro viaje a Andorra.

¡¡BUEN VIAJE!!

DÍA 10 DIARIO DE ANDORRA: descanso en Logroño.

DOMINGO 11 ENERO 2015


Nos levantamos tarde y, entre que desayunamos, nos duchamos y nos vestimos nos dieron las tantas. Óscar, Pelayo y yo fuimos a un supermercado que abre los domingos hasta las 15 a comprar unas cuantas cosas que nos hacían falta para preparar la comida mientras Katya y Sara se quedaron en casa para bañarse. Íbamos a tomar un vermú pero al final era tan tarde que marchamos para casa.

Óscar preparó unas carrilleras, pues ya nos las había hecho en otra visita previa pero no le habían quedado como él quería así que le había quedado la espinita clavada. Esta vez le quedaron estupendas. Además Pelayo preparó un entrante que estaba exquisito: morcilla con pimiento fritos y salsa de vino tinto. De postre helado.

Morcilla con salsa de vino tinto

Tras la comida las chicas nos acostamos a dormir la siesta y los chicos se fueron al bar de Rober, el Star film café. Por cierto, aquí está la crítica en TripAdvisor:

Cuando me levanté estaba sola en casa, Katya y Sara se habían marchado también. Llamé por teléfono al móvil de Pelayo y me dijo que estaban aún en el Star film Café. Entonces me vestí y me fui para allá. Estuvimos allí de cháchara hasta las 20-21, cuando decidimos ya volver para casa. Ya estaban allí Sara y Katya, que se habían ido a dar una vuelta.

Preparamos la cena y luego nos acostamos relativamente pronto pues al día siguiente nos esperaba el viaje de vuelta a nosotros y el trabajo a ellos.

DÍA 9 DIARIO DE ANDORRA: último día de esquí y vuelta a Logroño

SÁBADO 10 ENERO 2015

Nos levantamos a las 8 para aprovechar un poco más la mañana, desayunamos y nos fuimos para la estación. Nos despedimos ya de Arturo porque no lo íbamos a ver a la vuelta. Disfrutamos mucho nuestra última mañana de esquí. No nos alejamos mucho de Pas porque a las 13 queríamos estar en el cuarto.

Se notaba que era sábado, pues había muchísima gente y la nieve estaba más pisada que el resto de la semana. Además había mogollón de maleducados que se intentaban colar en el telesilla y que te adelantaban sin ningún cuidado.

Volvimos para el hotel antes de las 13h. Compramos de camino otra botella de Jack Daniels en una tienda que había enfrente del hotel, esta vez con dos vasos de cristal de regalo (y por el mismo precio, 16€). He de decir que la tienda estaba llena de franceses que se intentaban colar y empujaban a todo el mundo (imagino que vienen los fines de semana a hacer compras, como los gallegos vamos a menudo a Portugal).

Nos duchamos, recogimos las cosas y cerramos las maletas. Yo aproveché para comer una lata de atún. Nos despedimos de Emilio y Sandra, que estaban en la recepción, y les agradecimos el gran trato recibido a lo largo de toda la semana. Al final salimos del hotel sobre las 13-13:30.

Pelayo condujo hasta Logroño, parando sólo a echar gasolina antes de salir de Andorra, pues es más barata que en España. Al lado de la gasolinera había un McDonalds así que le sugerí parar a comer una hamburguesa, cosa que aceptó. Me subí en el coche y en el último minuto no paró porque decidió que no quería arriesgarse a que le sentara mal. Total, que sobre las 16h, cuando yo necesitaba imperiosamente ir al baño, me paró por fin en una gasolinera. Era tan cutre que apenas tenía nada de comer así que cogí unas papas fritas y una palmera de chocolate así que eso fue lo que comimos durante el viaje. Ya no volvimos a parar más hasta que llegamos a casa de Óscar, que estaba sólo con Sara, su niña. El que estaba enfermo ahora era Óscar, que tenía la garganta criando virulos.

Star film café de Logroño

Yo me hice un sándwich nada más llegar y Pelayo se bebió una cerveza, casi me mata de hambre…Luego fuimos a tomar algo al bar de Rober, el Star Film Café y allí apareció al poco Katya. Al volver a casa preparamos la cena y estuvimos un buen rato de sobremesa contándoles de la semana de esquí. 

DÍA 8 DIARIO DE ANDORRA: tras la caída, turismo obligado.

VIERNES 9 ENERO 2015

Hoy Pela se ha levantado bastante dolorido después de las caídas de ayer y yo también tenía mil agujetas así que hemos decidido no ir a esquiar y hacer un poco de turismo tras el desayuno, a pesar de que tengamos el forfait pagado.

Estuvimos un rato charlando con Emilio y Sandra en la recepción, quienes nos recomendaron algún sitio para comer: Borda Xica en la Massana, por ejemplo.

Al final salimos sobre las 11:30 del hotel. Primero visitamos la Iglesia prerrománica de Santa Coloma, pues según David, el de la Oficina de turismo, es una visita obligada en Andorra. La verdad es que es muy chula y, al parecer, es la única de este minúsculo país que tiene el campanario redondo en vez de cuadrado. La pena es que todas estas iglesias preciosas que tiene Andorra sólo pueden visitarse por dentro en verano. Aquí tenéis la crítica en TripAdvisor de la Iglesia de Santa Coloma:

Iglesia de Santa Coloma

Después nos acercamos hasta Andorra la Vella y dejamos el coche en la zona azul de la calle, siendo la tarifa bastante más barata que en Pas de la Casa. Dimos un paseo por la zona más antigua de esta localidad, en donde vimos la Casa del Comú, el Tribunal Constitucional, el Palacio de Justicia, etc. Yo aproveché para comprar en uno de los centros comerciales Pyrinée más cremas de la cara por muy buen precio.

Casa de la Vall

Tras el tranquilo paseo cogimos el coche y nos acercamos hasta la Massana con el fin de comer en la Borda Xica. Sin embargo cuando localizamos el lugar resulta que tenían un cartel en la puerta que decía que estaba cerrado por defunción. Una pena…Lo intentaremos cuando retornemos a Andorra.

Volvimos a Andorra la Vella con la idea de comer en un local que contaba con muy buenas críticas en TripAdvisor, el Restaurant Coma. La comida nos gustó, el local también, pero no así el servicio, que fue nefasto. Los cocineros eran muy jovencitos y se notaba, a nuestro entender, que aún les faltaba un poco de rodaje. Aquí tenéis una crítica detallada de cómo sucedieron los hechos:

Restaurante Coma

Tras la comida acudimos a la tienda nueva de Motocard. Allí Pelayo compró unos guantes de moto para invierno por 56€ de la marca Dainese y unas botas Alpinestar por 182€. Estas últimas no las tenían en tienda así que se las enviaron gratuitamente por correo, llegando en 2-3 días. Muy buen servicio y precios.

Nos dirigimos entonces hacia Escaldes-Engordany pero antes paramos en una Iglesia que había de camino, Sant Miquel d’Engolasters. Vimos el cartel y nos acercamos hasta allí. La iglesia es preciosa, de marcado estilo andorrano. En este caso el campanario es desproporcionadamente grande y presenta una cara tallada en la piedra en lo alto de uno de sus lados. Aquí tenéis la crítica en TripAdvisor:

Iglesia de Sant Miquel d'Engolasters

Había otro cartel que indicaba el Lago de Engolasters así que decidimos continuar por el camino para verlo. La verdad que fue todo un acierto porque el agua del lago estaba helada y pudimos disfrutar de un maravilloso paisaje. Era la primera vez que veía un lago helado y me llamó mucho la atención sobre todo el ruido constante que se oye del hielo que cruje y se rompe. Como no, tiramos unas cuantas piedras al agua para acelerar el proceso. Hay que tener cuidado con el hielo de los caminos que bordean el lago, pues resbalaban muchísimo. Merece la pena ir hasta allí, es un lugar espléndido, hay además varias rutas de senderismo por los alrededores que deben de estar muy bien. Hay una cafetería y al lado un cercado con animales típicos (caballo, cabras) que seguro que gustará a los peques. Ésta es la crítica en TripAdvisor:

Lago de Engolasters

Al bajar de vuelta por la carretera paramos nuevamente al lado de la Iglesia de Sant Miquel para hacer unas fotos de Andorra la Vella, pues justo en ese punto hay unas vistas preciosas del valle.

Continuamos hasta el Centro de Arte de Escaldes-Engordany, que es famoso por sus maquetas de monumentos, principalmente de Andorra. Tuvimos que dar muchísimas vueltas para encontrar aparcamiento en un parking privado, pues en la calle era imposible, y en los privados estaban todas las plazas completas. Al final entramos en el museo cuando quedaban 20 minutos para cerrar. Aún así nos dejaron entrar y una chica nos explicó algunas cosas que le preguntamos de la sala de las maquetas (pues ya no daba tiempo a hacer la visita guiada). Son realmente bonitas, hechas todas por el mismo artista, del que desgraciadamente no recuerdo el nombre. Por lo que nos explicó, para evitar que los americanos arrancasen los frescos de las iglesias románicas de Andorra, se los llevaron los catalanes y ahora están expuestos en el Museo de Cataluña. Lo que queda ahora mismo en las Iglesias andorranas son copias de los frescos originales. Aquí tenéis la crítica de TripAdvisor:

 
Maquetas del museo

Tras la fugaz visita al museo entramos en un local curioso que ya conocíamos de nuestra anterior visita, la Taberna de Excalibur. Ees un bar ambientado en la Edad Media, con mucha decoración, incluyendo la espada del Rey Arturo clavada en una piedra justo en la entrada del local. Tomamos una pinta de Guiness y una cerveza de frambuesa. Extrañamente nos pusieron unos frutos secos para acompañar. Crítica en TripAdvisor:

Taberna de Excalibur

Volvimos ya para Pas por el puerto y, a pesar de que ya era de noche, no había hielo ni nieve en la carretera. Sí se veían las luces de las máquinas en lo alto de las montañas preparando las pistas de esquí y moviendo nieve de los acúmulos hacia éstas.

Óscar y Katya nos habían hecho otro encargo, esta vez cuatro cartones de tabaco (que es el máximo permitido: dos por persona) así que en cuanto llegamos los compramos en el Supermercado portugués. Además cogí una botella de un litro de Jack Daniels para nosotros (16€).

Cenamos y nos fuimos para el cuarto a ver el Dakar y luego a dormir, que al día siguiente teníamos nuestras últimas horas de nieve. Pedimos en recepción si nos podíamos quedar con el cuarto hasta las 13-14h, en vez de a las 12h, para que nos diese tiempo a esquiar un poco más y a ducharnos tranquilamente. No sólo no nos pusieron ningún problema, sino que no nos cobraron ningún plus.

DÍA 7 DIARIO DE ANDORRA: llegó la temida caída.

JUEVES 8 DE ENERO 2015

Nos levantamos a las 9, como de costumbre, y tras desayunar tiramos para las pistas. Hoy Pelayo tuvo dos incidentes. El primero fue un atropello que sufrió por parte de un francés que bajaba a gran velocidad; cayó de bruces y se clavó las gafas, poniéndosele el ojo morado con el paso de las horas. Pero fue peor el de después, que fue solito, pues clavó la tabla en una zona de hielo y dio la vuelta en el aire cayendo con el costado derecho. Acabó muy dolorido pero aún así siguió esquiando hasta que marchamos a la hora de siempre, es más bruto…Sólo paramos a tomar algo en el mismo chiringuito de ayer, en donde estaba el mismo DJ amenizando la jornada de esquí.

Pelayo con un incipiente ojo morado y la cadera mazada tras las dos caídas
Volvimos para el hotel cuando bajó el sol (cae volando, haciendo rápidamente un frío tremendo, es alucinante, además se empieza a formar hielo y se vuelven las pistas que están a la sombra un poco peligrosas), nos duchamos y comimos algo de lo que habíamos comprado en el supermercado portugués el día anterior. A pesar del golpe que se había pegado Pelayo quiso ir a hacer algo de turismo así que nos desplazamos en nuestro coche hasta Canillo, atravesando el puerto de montaña.

Canillo es un pueblo muy pequeñito pero con una parte antigua muy bonita. Allí podréis ver las típicas casas andorranas de piedra, con un río que atraviesa el pueblo, un molino, una iglesia, calles muy estrechitas, etc. Como era Navidad tenían un montón de figuritas por el pueblo, estaba todo muy chulo. En Canillo además está el Palau de Gel, en donde se pueden realizar numerosas actividades en pareja o en familia (patinaje sobre hielo, curling, karting sobre hielo, etc.). Además también hay a la salida del pueblo, si venís desde Andorra la Vella, varios outlets de ropa deportiva con muy buen precio.

Iglesia de Canillo

Volvimos para el hotel porque ya nos sonaba la tripa. Antes de entrar pasamos por el centro comercial Pyrinée, que está justo enfrente de la entrada, para comprar las dos colonias que nos habían encargado Óscar y Katya, pues aquí son un poco más baratas que en España. Nos pidieron los botes grandes de Allure homme de Chanel y Omnia de Bulgari para mujer, saliendo ambas por 97€.

Cenamos y nos fuimos para el cuarto como dos abuelitos a ver la televisión. La verdad que seis días esquiando seguidos sin parar se hacen duros…Yo creo que 5 días es lo ideal. Cada día que me levantaba por la mañana me parecía que había recibido una paliza por la noche mientras dormía, qué horror de agujetas...Y eso que estirábamos al llegar al cuarto para estar menos cargados al día siguiente. Esto pasa por venir de pascuas a ramos a esquiar...

DÍA 6 DIARIO DE ANDORRA: más esquí y agujetas.

MIÉRCOLES 7 ENERO 2015

A las 9 nos levantamos y tras desayunar marchamos para la pista como los días anteriores. Las primeras bajadas fueron duras porque la nieve estaba aún sin pisar, y a mí se me cargan mucho los tibiales. Este día nos centramos principalmente en las pistas de Grau Roig. Sobre las 13h paramos en un chiringuito que hay en Soldeu-El Tarter en donde hay un DJ amenizando que es buenísimo. Como nos habíamos olvidado las barritas cogí, además de dos bebidas, unas patatas fritas grandes para los dos. 
Área de descanso de Soldeu-El Tarter
Aprovechamos para entrar en el snowpark pero poco hicimos, pues hay unas cuestarronas y unas barras demasiado empinadas para nosotros, hay que echarle mucho valor. Sí hicimos algún pequeño salto pero sin exagerar, que no queríamos caernos, que estamos muy mayores y no queríamos jorobar la semana de esquí.

Volvimos para Pas sobre las 16h. Mientras Pela pedía unos refrescos en el chiringuito que hay encima de las taquillas, al final de la pista central de Pas, yo me fui a Olympia y compré el Samsun Galaxy 5 para Pelayo. Resulta que si cogía el que tenía la tapa trasera dorada valía 439€ pero si cogía en otro color valía bastante más así que me quedé evidentemente el dorado, pues a Pelayo le daba igual el color. También le encargué otra batería a mayores que me traerían el viernes desde Andorra la Vella.

Pelayo con su Samsung Galaxy S5 nuevo

Volvimos al hotel, ducha y vuelta por Pas. Volvimos al Olympia para que le troquelasen la SIM, pues este teléfono lleva una más pequeña. Después tomamos una cerveza y un té en la cafetería del Hotel Catalunya, que resulta que pertenece al mismo dueño que el nuestro. No nos pusieron ni un pincho ni una galleta, se ve que en Andorra no se estila este tipo de detalles…Al volver para el hotel paramos en el supermercado portugués para comprar algo de comida para llevar a la estación.

Chiringuito que hay encima de las taquillas de Pas de la Casa

Cenamos en el hotel cuando dieron las 19:30 (se nos hacía más eterna la espera cada día que pasaba). Resulta que ese día jugaba el Real Madrid contra el Atlético (Copa del Rey) y Pelayo quería verlo así que en cuanto acabamos de cenar volvimos para el Hotel Catalunya, pues en el nuestro no consiguieron sintonizarlo. Estaba repleto el bar cuando llegamos pero encontramos una mesita en la que nos acoplamos como pudimos. Al final perdió el Madrid 3-0 y nosotros volvimos corriendo para el Parma para ver el resumen del Dakar en cuanto acabó el partido.

DÍA 5 DIARIO DE ANDORRA: Grau Roig y Soldeu-El Tarter

MARTES 6 ENERO 2015

Nos levantamos nuevamente a las 9 y bajamos a desayunar. La gente del hotel madrugaba mucho para estar los primeros en la estación pero nosotros ya nos levantamos muy pronto a diario para ir a trabajar así que decidimos darnos el gusto de dormir un poco más por las mañanas. Además con 5 horas de esquí al día teníamos suficientes agujetas como para no querer esquiar más.

 Desayuno

           Hoy nos centramos en la zona de Grau Roig y Soldeu-El Tarter. El día estaba soleado pero la nieve estaba peor que el día anterior. Aún así disfrutamos mucho de la jornada. Yo tuve dos pequeños accidentes: me pasaron por encima de la tabla dos chicas que estaban aprendiendo y me tiraron pero como íbamos despacio ninguna se hizo daño. Además anduve con mucho cuidado de no volver a machacar la rodilla, pues me molestaba bastante por culpa del golpetazo del día anterior.

Esquiamos hasta las 16h, parando sólo un rato para beber algo en el chiringuito más grande de la estación, que está en lo alto de una ladera, con un imponente ventanal que se ve desde casi toda la estación. Pedimos dos refrescos y fueron un poco más baratos que los del día anterior. No me gusta parar mucho rato porque si no me enfrío y me cuesta más volver a arrancar pero la verdad es que se estaba muy bien al sol en la terraza, y las vistas eras impresionantes. Esta vez nos trajimos unas barritas de chocolate para meter algo sólido también.

Al acabar la jornada de esquí, sobre las 15:30-16h, pues bajó el sol a plomo y empezó a hacer mucho frío, paramos a tomar algo en un local que se llama “Oh! Burguer Lounge”. Está justo al lado de la entrada a la estación de Pas. Tomamos dos cañas (5€), acompañadas de unas aceitunas que nos puso GRATIS. Por lo que oímos hacen unas hamburguesas bastante buenas pero no tuvimos el honor de probarlas. Aquí tenéis la crítica del local en TripAdvisor:

Volvimos para el hotel, ducha y pequeña siesta. Luego dimos una vuelta por el pueblo y entramos en Olympia, una típica cadena de tiendas andorranas estilo al Corte Inglés. En esta en concreto tienen ropa, electrónica, cafetería, etc. Pela me regaló por Reyes una cazadora de snow marca DC por 130€ (tenía el 15% de descuento por las rebajas, que en Andorra empezaron ya a mediados de diciembre). Es preciosa. Además miramos teléfonos para Pelayo, que iba a ser su regalo de Reyes también. No se decidió pero sí le gustó el Samsung Galaxy 5, que costaba 439€.

Vistas desde el chiringuito de Grau Roig

Después nos acercamos a la oficina de turismo de Pas en donde nos recibió un chaval muy majo de gafas llamado, creo recordar, David. Estuvimos con él de rollo media hora larga. Nos contó que en Pas hay alrededor de 3.000 habitantes (nos daba la impresión de que había menos), disponiendo con un solo colegio para los 250 niños que hay en el pueblo. Nos dijo que la media de edad en Andorra era muy baja comparada con el resto de la UE. Nos recomendó varios restaurantes típicos, que aquí adoptan el nombre de Borda o Cal. Nos dijo que había una muy cerca de Pas, llamada la Borda Popaire, que estaba bien (aunque no era barata), sin embargo no nos dio tiempo al final a ir.


He de decir que en Pas hay unas piscinas públicas con jacuzzi muy cerca de la Oficina de Turismo en las que uno puede ir a recuperarse después de las intensas jornadas de esquí. La entrada vale 9€ al día pero en esta Oficina dan descuentos de casi el 50% a cualquiera que pase por allí y lo pida. Son diarios, es decir, si cogéis un día concreto el ticket os valdrá sólo para esa fecha, no para el día siguiente.

Nosotros al final no cogimos los vales porque no nos habíamos traído bañador, error que subsanaremos la siguiente vez que vengamos. Además tenéis el conocido balneario de Caldea en Andorra la Vella; lo malo es que queda un pelín lejos de Pas y además nosotros ya lo visitamos en otra ocasión (antes de las últimas obras de reforma) y no nos pareció para tanto, además de estar saturado de gente y ser carísimo…Repito que no sabemos cómo ha quedado ahora después de las obras.

Pelayo atando el snowboard

Os aviso que para llegar a Pas desde Andorra la Vella hay la opción de subir por el puerto o de coger un túnel que vale 6€ cada vez que se atraviesa (o sea, ida y vuelta serían 12 eurazos). Nosotros cogimos todas las veces menos una el puerto (incluso de noche) y no tuvimos ningún problema. Las máquinas están constantemente pasando y no habia hielo ni nieve en la carretera. He de decir que en Andorra se cuida mucho este tipo de cosas, el mantenimiento de vías es fantástico, al igual que el de las pistas de esquí, en lo que se esmeran ampliamente.

En la oficina de Turismo sí cogimos varios panfletos informativos para visitar alguna cosa por las tardes, tras la jornada de esquí. Después fuimos al Centro Comercial Pyrinées, que está justo enfrente de nuestro hotel, para comparar los precios del Samsung Galaxy 5. Aquí costaba 40€ más así que evidentemente no lo cogimos. Yo sí aproveché para coger un juego de DS para aprender alemán por 5 euros.

Volvimos para el hotel, pues ya eran las 19:30 y el cuerpo pedía cena. Cogí espaguetis, carrilleras (que no me gustaron), salmón, ensalada, crema de verduras, etc. Volvimos para el cuarto y vimos el resumen del Dakar. Después nos cambiamos de canal para ver Masterchef Junior y a dormir.

DÍA 4 DIARIO DE ANDORRA: primer día de esquí.

LUNES 5 ENERO 2015

Nos levantamos sobre las 9 y bajamos a desayunar. El comedor estaba lleno de gente. El desayuno era tipo buffet con comida salada, dulces, etc. Yo tomé bacon, revuelto, baked beans, donuts, zumo, croissant relleno de queso y jamón York, etc.

Grandvalira

Tras el desayuno nos vestimos y nos fuimos para la estación cargando con los snowboards, lo que nos llevó 5 minutos.

Una vez allí contratamos el seguro de accidentes, que son 4’10€/día y persona, por si nos pasaba algo, por lo que nos hicieron unos forfaits nuevos (con nombre, apellidos y seguro visible). Vimos que el forfait para adulto de día completo en Grandvalira sale a 45€, una pastizarra vamos.

Chiringuito en donde tomamos algo

Bajamos primero por las pistas de Pas de la Casa unas cuantas veces para familiarizarnos con la nieve después de dos años sin verla y la verdad que nos fue mejor de lo que esperábamos. Después fuimos para la parte de Grau Roig y luego a Soldeu-El Tarter. En esta zona sólo hicimos una bajada, pues estaba muy a la sombra y había zonas heladas. Sobre las 14h paramos para beber algo en uno de los chiringuitos de Grau Roig (dos Aquarius 5’80€). Hacía muy buen día así que nos sentamos en las mesas de madera que había en el exterior.

Sobre las 15h volvimos hacia Pas. Yo tuve un golpe bastante fuerte en la rodilla que me jorobó un poco gran parte de la jornada. Pela estuvo regular del estómago por culpa de la cena. Sin embargo, a pesar de los males, pasamos muy buen día de esquí, pues el tiempo fue estupendo y la nieve bastante aceptable (a pesar de hacer bastantes días que no nevaba, con alguna que otra placa de hielo).

Sobre las 15:30-16 el sol bajó rápidamente y daba sombra en gran parte de la estación por lo que hacía mucho frío y había que tener cuidado con el hielo. Dimos por terminada entonces la jornada y nos tomamos algo en el chiringuito que hay en Pas, justo encima de las taquillas de venta. Como no había cerveza pedimos dos refrescos otra vez.

Volvemos tras el descanso

De vuelta hacia el hotel paramos en una farmacia para comprar Thrombocid para mi rodilla. Por curiosidad pregunté cuánto costaba la crema que uso para la cara, que se llama Boreade, y resulta que estaba 4€ más barata que en España así que me llevé todo lo que les quedaba, que era sólo un bote…qué pena. También cogí un stick para los granos que por un lado lleva un líquido que los seca y por el otro maquillaje para taparlos que me había recomendado mi dermatólogo.

 
Cena buffet en el Hotel Parma

Ya en la misma calle del hotel se me cayó una de las fijaciones del snow, perdiendo los topes de la misma, sólo encontramos el tornillo porque lo oímos caer. Yo subí para el hotel con las tablas de los dos y Pelayo deshizo el camino para ver si los encontraba. Al llegar al cuarto vi que los topes se habían caído, con suerte, dentro de mi casco. Intenté llamar a Pelayo o mandarle un SMS pero en Andorra no funcionaban nuestros móviles. El pobre llegó a la media hora con las manos vacías…Yo durante ese tiempo aproveché para ducharme y comer algo de lo que aún nos había sobrado del viaje. Pelayo también se duchó y dormimos un poco de siesta, pues estábamos reventados.

Apartado de carnes

Bajamos a cenar sobre las 19:45 (la cena empieza a las 19:30, lo que nos pareció al principio muy pronto, pero luego con el hambre y el cansancio con el que llegábamos hasta nos parecía tarde…). La cena era también tipo buffet con un apartado de ensaladas, otro de carnes y otro con cosas variadas (verdura, pasta, nuggets, etc.). Yo me hice una ensalada con espárragos y luego cogí un pincho moruno, dos rollitos de primavera y un trozo de pescado frito. De postre un yogur. La bebida de las cenas no estaba incluida, como ya dije antes. Pedimos una botella de agua con gas (3’5€).

Tras la cena dimos un pequeño paseo por Pas de la Casa, aprovechando para entrar en un súper. Resulta que era portugués y estaba muy bien de precio. Además de una botella grande de agua para tener en el cuarto (pues el agua del grifo no se debe de beber, os lo aseguro) cogimos dos latas que vimos ya listas para beber de whiskey Jack Daniels con Coca-cola. Yo pensé que iban a estar muy dulces pero no, la verdad es que estaban bastante buenas. También aprovechamos para comprar factor solar en una farmacia, pues nos había dado bien el sol en la cara y no queríamos quemarnos.

Una vez en el cuarto Pelayo apretó las fijaciones de mi tabla con un destornillador que le dejaron en la recepción del hotel. Vimos la segunda etapa del Dakar y a dormir.

DÍA 3 DIARIO DE ANDORRA: llegada a Pas de la Casa.

DOMINGO 4 ENERO 2015

Nos levantamos sobre las 9 pero Óscar ya se había marchado de casa por lo del torneo. Nos preparamos el desayuno y al poco se levantaron Katya y Sara. Cerramos las maletas y estuvimos esperando sentados en el salón un rato a ver si salían de la ducha. Al final les tocamos en la puerta y les dijimos que marchábamos así que salieron al poco. Nos despedimos de ellas y marchamos en dirección a Andorra.

Cuando llevábamos 5 minutos en el coche nos llamó Óscar diciendo que acababa de llegar a casa, así que no pudimos despedirnos de él por los pelos… De haberlo sabido hubiésemos esperado uno poco más.

Ya no paramos hasta Cataluña, en donde llenamos el depósito. Comimos por el camino los bocadillos que nos habían sobrado del día anterior y llegamos a Pas sobre las 18 h, cuando ya empezaba a oscurecer. Nos costó encontrar la entrada del hotel Parma, pues estaba en la calle paralela de donde estaba el cartel con el nombre.

Hicimos el check-in con un chaval muy majo que se llamaba Emilio quien además nos entregó los forfaits (a pesar de habernos olvidados los vales impresos en casa…). Nos dio el cuarto 308, abuhardillado, pequeñín pero con armario y baño completo (bidet incluido). Además, fuera de cada habitación, hay un pequeño armario que podemos usar como guardaesquíes (sólo hay que dejar una fianza de 10€ por la llave que te devuelven el último día). Hacía mucho calor en el hotel, pues estaba la calefacción a tope.

Habitación del hotel Parma 

Emilio nos explicó las opciones que había para aparcar el coche en Pas:

-aparcarlo en la calle, que es todo zona azul (en Andorra no hay ningún aparcamiento gratis) y sale sobre 8 euros al día. Hay que sacar el ticket en el parkímetro con el máximo de tiempo y poner el papel a la vista.

-aparcarlo en un parking privado, que cada uno tiene su precio (siempre un poco más caro que dejarlo en la calle, claro está). De las opciones que nos dio nos quedamos con el parking que hay enfrente del centro comercial Pyrinées, justo a la salida de Pas, pues es cubierto y sale a 10€ al día (por dos euros más creo que merece la pena). Así que allí quedó el coche toda la semana.

Ojo con aparcar en donde haya mucha nieve, pues la guardia urbana se lleva los coches para limpiar el exceso (y luego hay que pagar la estancia en el depósito); de hecho seguramente escucharéis los coches de la guardia que pasan avisando por megafonía que se retiren los vehículos de una zona concreta para proceder a la retirada de la nieve y el hielo. La verdad es que yo casi me mato en varios pasos de cebra por culpa del hielo...

Dejamos todo colocado y nos fuimos a dar una pequeña vuelta, pues el pueblo es muy pequeñín. Cenamos una enorme hamburguesa en el Burguer King con un helado cada uno de postre (20€). Al salir hacía tanto frío que volvimos directos al hotel, además empezaba el Dakar ese mismo día y queríamos ver el resumen en Teledeporte.

Pasamos bastante mala noche, sobre todo Pelayo, con una digestión muy pesada, seguramente por culpa de la hamburguesota que nos metimos, ya no tenemos el cuerpo preparado para este tipo de comida…Yo además había bebido agua del grifo y al parecer no se debe de hacer.

DÍA 2 DIARIO ANDORRA: día en Logroño.

SÁBADO 3 ENERO 2015

Nos levantamos sobre las 10 y desayunamos los 5 juntos: café, tostadas, etc. Como Sara tenía fiebre, Katya la llevó a urgencias. Óscar, Pela y yo cogimos el coche y fuimos hasta el centro. Tuvimos que dejar el coche en un parking, pues aparcar en el centro de Logroño es una utopía.

Óscar nos enseñó el Mercado de abastos de San Blas, muy bonito, pero algo escaso de productos, comparando con los que conocemos en Galicia. Sin embargo con unos precios un poco altos para lo que estamos acostumbrados (al menos el pescado). Al final no nos llevamos nada.

Mercado de San Blas
Tomamos sin embargo algo en uno de los locales de la zona de la Calle Laurel, “La gota de vino”, en donde es muy conocido el pincho de zorropito. Se trata de un bocadillito de lomo o bacon pero que además lleva una especie de ali-oli, queso, etc. Además pedimos tres vinos (Edulis). Pagamos 8’70€. Aquí está la crítica y las fotos en Tripadvisor:

www.tripadvisor.es/Sho...ml#REVIEWS

Zorropitos

Luego hicimos la compra en Mercadona: almejas, verduras, helado, etc. Pelayo nos preparó, ayudado de Óscar y una servidora:

-guacamole de salmón
-plato de almejas con el que Pelayo ganó el concurso de cocina Arcochef 2014 (pero sin alcachofa porque no nos acordamos de comprarlas)
-lomos de salmón al champán; usamos un Mumm caducado que le habían regalado a Óscar hacía mucho tiempo que no valía para beber pero sí para cocinar.

Como siempre estaba todo riquísimo. Para beber tomamos dos botellas que llevamos desde Galicia: Señorío de Rubiós (albariño) y Albat Elite (somontano).

Famoso Bar Soriano por sus champiñones

Tras la comida Katya, Sara y yo nos acostamos a dormir la siesta. Los chicos marcharon a tomar algo a los bares de referencia que tiene Óscar en el barrio. No me desperté hasta que llegaron de vuelta, sobre las 20h, y Pelayo entró en el cuarto. Cogimos entonces el coche los cinco y marchamos a dar una vuelta por el centro (por supuesto tuvimos que dejarlo en un parking de pago). Tomamos algo en el café “Noche y día”, que está en una calle peatonal muy céntrica. Nos sentamos en la terraza con miedo de pasar frío, pues era pleno invierno, pero al final hasta pasamos calor debido a las setas que tenían. Aquí tenéis la crítica en TripAdvisor:

Cuando volvimos para casa Pela, Óscar y yo preparamos unas hamburguesas con cebolla pochada, ensalada, queso, pepinillo, etc. Katya y yo tomamos una de ternera cada una, los chicos una de ternera y una de pollo cada uno. Tras la cena nos acostamos pronto, pues al día siguiente teníamos que viajar hasta Pas de la Casa y Óscar tenía partido de pádel.

DÍA 1 DIARIO DE ANDORRA: llegada a Logroño.

VIERNES 2 ENERO 2015


Dado que empezó ya la temporada de nieve empezamos a consultar la web de ofertas www.esquiades.com y la verdad es que había muchas gangas. Escogimos una oferta de 6 días de forfait+6noches de hotel+6desayunos+5cenas (sin bebida incluída) por 450€/persona en la estación Grandvalira, en Andorra. El hotel, que se llama Parma y es de tres estrellas, estaba a 5 minutos del telesilla de Pas de la Casa. Teniendo en cuenta que el forfait de día completo para 6 días eran más de 200 euros nos pareció una gran oferta así que la cogimos. Al día siguiente, jueves, hicimos las maletas y el posterior, viernes, ya marchamos hacia Logroño, en donde haríamos noche en casa de nuestros amigos Óscar y Katya.

El viernes salimos, después de trabajar, sobre las 17:30 desde Galicia hacia Logroño. Sólo paramos una vez para echar gasolina, cerca de Benavente. Comimos en el coche unos bocadillos que había preparado el día anterior.

Llegamos a Logroño sobre las 23:30 (o sea, que el viaje nos llevó sobre 6 horas) y ya nos recibió Óscar, que salió por la ventana a saludar. Bajó a ayudarnos con las maletas y las tablas. Llegamos tan tarde que ya no cenamos pero estuvimos de charleta hasta la 1:30.