miércoles, 30 de abril de 2014

SEMANA SANTA EN EL NORTE DE PORTUGAL DÍA 4: Braga y vuelta a casa

DÍA 4: MIÉRCOLES 25 DE ABRIL 2014

    Nos levantamos y bajamos a desayunar. Había café, pan y croissants con mermeladas variadas, mantequilla y quesitos. Hicimos las maletas y pagamos los 35 euros de la habitación, una ganga. Volvimos a la calle en la que teníamos el coche y estaba aún allí. El guardia nos abrió la cadena y marchamos.

    Fuimos hasta Braga, en donde vimos los carteles del puesto turístico y no fuimos capaces de encontrarlo...Así que decidimos primero ir a visitar al Santuario do Bom Jesus, que está en lo alto e un monte. Nos despistamos y subimos hasta una Iglesia que hay más arriba aún, el Santuario de Nuestra Señora de Sameiro. Desde allí hay vistas de toda la ciudad. Crítica en Tripadvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189171-d4541441-r252995590-Sanctuary_of_Our_Lady_of_Sameiro-Braga_Braga_District_Northern_Portugal.html 

Nuestra Señora de Sameiro

    Bajamos al Santuario do Bom Jesus y sin darnos cuenta llegamos a la parte alta por lo que no tuvimos que subir todas las escaleras como penitencia. Visitamos la iglesia y los jardines. Finalmente paramos en la parte  baja para hacer las fotos de rigor. Crítica en Tripadvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189171-d4874421-r252996039-Santuario_do_Bom_Jesus_do_Monte-Braga_Braga_District_Northern_Portugal.html 
                                             
                                                             Santuario do Bom Jesus

    Tras la visita bajamos al centro de la ciudad y dejamos aparcado el coche en la Avenida Central, creo que era la Plaza de la República. Echamos unas monedas en el parquímetro y dejamos el papel a la vista y nos fuimos a dar un paseo. Vimos las calles principales, jardines como los de Santa Bárbara, casonas, etc. Crítica en Tripadvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g315900-d7082094-r252908583-Ponte_de_Sao_Goncalo-Amarante_Porto_District_Northern_Portugal.html

     Buscamos un sitio para comer pero ninguno nos convencía demasiado, de hecho entramos en uno y al ver la carta nos marchamos. Vimos un cartel con un menú por 7'5 euros en un restaurante que se llamaba Caldo Entornado y entramos. Estaba lleno de gente trajeada que debía de trabajar por la zona así que tuvimos que esperar un poco a que quedase libre una mesa. De aperitivo nos pusieron una especie de ensaladilla muy deshecha con pan para picar pero rica. De primero una crema de verduras y de segundo escogimos bacalao desmigado con patatas y salsa de nata (la otra opción era arroz con pato). Estaba todo bastante bueno. De postre Pelayo tomó un trozo de tarta de chocolate y yo una de straciatella que estaba riquísima. Nos salió todo por 21 euros (15 los dos menús y 6 los dos postres), cafés incluidos.

     Me quedé con ganas de entrar a la Catedral o Sé de Braga así como el espectáculo de luces y agua que hay por la noche en la Plaza de la República. También el Restaurante Bem Me Querer en Paseo Campo das Hortas, el Café Viana en donde te ponen una ramita de canela con el café o el Café la Brasileira. También recomendaban en Internet la Adega Malhoa, en la Plaza Conde de Agrolongo 46 por su arroz de pulpo y el bacalao, y muchos más restaurantes.

    Decidimos ya volver hacia España y yo me dormí prácticamente hasta llegar a Tui. Pelayo dice que el paisaje, siempre por carreteras nacionales, era muy bonito. Volvimos para casa con muy buen sabor de boca de nuestro vecino Portugal, como siempre que lo visitamos.

Puente que une España y Portugal por Tui

lunes, 28 de abril de 2014

SEMANA SANTA EN EL NORTE DE PORTUGAL DÍA 3: Guimaraes

DÍA 3: MARTES 24 ABRIL 2014
   
    Nos levantamos y bajamos a desayunar. En el comedor nos esperaba Copete así que ya nos dió la risa en cuanto lo vimos. Pelayo metió pan en la tostadora y el tío en vez de usar las pinzas que había para ello les dio la vuelta con la mano...¡¡En un hotel de 4 estrellas!! El desayuno estaba bien pero el de Brazao de Vila do Conde no tenía nada que envidiar.

    Al volver de desayunar busqué en el portátil y con la wifi del hotel otro sitio más barato para dormir una segunda noche en Guimaraes. Pagamos en el Hool/Oliveira 162 euros, sumando la cena del día anterior y la habitación, y marchamos con las maletas al Residencial Trinas, también en pleno centro histórico, muy cerca de la plaza de Oliveira. Crítica del hotel en TripAdvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189174-d669917-r228566939-Residencial_das_Trinas-Guimaraes_Braga_District_Northern_Portugal.html#CHECK_RATES_CONT

    Nos recibió una señora muy amable que no nos pudo enseñar la habitación porque estaban limpiando pero nos dijo que salía por 35 euros noche y desayuno así que aceptamos dejamos las maletas en recepción. Nos dijo que no hacía falta mover el coche, que se podía dejar aparcado en la calle con vigilancia.

    Visitamos el Castillo de Sao Mamede, así como el Palacio de los Duques de Bragança, que son preciosos. El palacio puede visitarse por lo que pagamos 6 euros por persona porque cogimos la entrada conjunta al castillo y al Museo de Alberto Sampaio, pero al final no nos dio tiempo a ver este último, una pena. En el palacio, de varias plantas, hay bonitos muebles, capilla, tapices, armas, etc.

Castillo de Sao Mamede
Palacio de los Duques de Bragança

    Después volvimos al centro y sacamos unas cuantas fotos, sobre todo en la muralla que hay en la plaza Largo do Toural, en donde en una de las torres de la muralla pone la famosa frase de "Aquí nasceu Portugal".

     
                                   
Muralla en la plaza Largo do Toural

    Comimos en el Restaurante Buxa, que era el mejor valorado en Internet y no me extraña. Estaba en la Plaza de Oliveira, en donde estaba el hotel en el que dormimos la noche anterior. Nos recibieron en la puerta y nos sentamos en una mesa del fondo. El sitio es bonito, combinando piedra y pared de yeso, con una cristalera en el techo. El servicio fue excelente y la comida mejor.

     Pedimos pulpo Lagareiro de primero; de segundo Pelayo escogió entrecot yo pedí una carne, filo de res al lagareiro. Esto es a la parrilla y luego al horno con una alsa de aceite y ajo.

                   
 Pulpo Lagareiro y Entrecot de buey     


                             
                                      Carne de vitela                           Vino Cottas
                                                                    
     De postre yo pedí torta de Guimaraes, que es un hojaldre relleno de dulce de calabaza riquísimo, y Pelayo un café. Bebimos un vino Douro reserva que fue el mejor que hemos tomado en Portugal hasta la fecha: Cottas. Pagamos en total 62 euros e invitaron a Pelayo a un chupito de aguardiente de color ámbar, muy bueno. Crítica en TripAdvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189174-d4133070-r221359562-Buxa-Guimaraes_Braga_District_Northern_Portugal.html#REVIEWS

                                      
                                                                       Tarta de Guimaraes

     El dueño del restaurante era un señor de gafas muy agradable que charlaba con la gente de las mesas para dar recomendaciones. Nos dijo que era muy bonita la bodega Quinta do Portal, en donde además hay alojamiento; que también podíamos visitar otras como Casa Amarela, Cottas o Casa de Sezim.
  
   Tras la comida caminamos hasta la base del Monte Penha, en donde cogimos el teleférico hasta el Santuario que hay arriba (4'5 euros ida y vuelta por persona). Nos dimos un paseo por el parque, donde hay un mirador desde el que se ve toda la ciudad y alrededores. Además hay una ruta marcada en donde hay numerosas piedras caprichosamente erosionadas.

Teleférico que sube al Monte Penha

Vistas desde el Monte Penha

    Volvimos en el teleférico, admirando el paisaje y las casonas que hay por el monte, sobre todo una blanca que nos dijeron que pertenecía a un futbolista. Es la casa más bonita que hemos visto nunca, pero estaba un poco dejada, pues al parecer sólo viene de vez en cuando.

    Visitamos la Iglesia de San Gualter. Es muy bonita, con azulejos y un bonito jardín alargado en la parte delantera. Dentro nos llamó la atención un santo que tenían a la vista, en una hurna de cristal, con pinta de momia, algo bastante gore...Crítica en Tripadvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189174-d3570317-r252935363-Igreja_de_Nossa_Senhora_da_Consolacao_e_Santos_Passos-Guimaraes_Braga_District_N.html 

Iglesia de Gualter

    Para descansar un poquito tomamos unos dulces en una de las pastelerías más famosas de la ciudad, Clarinha, que está en la Plaza Largo de Toural. Escogí cuatro: toucinho do céu, torta de chila/calabaza, penha y douradinha. Además una coca cola y un zumo, pagando 6.80 euros. Crítica en TripAdvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189174-d3395311-r222932084-Pasteleria_Clarinha-Guimaraes_Braga_District_Northern_Portugal.html#REVIEWS

Dulces de Clarinha

    Volvimso al hotel y descansamos un poco, yo no me encontraba muy bien del estómago. Cenamos en el Restaurante Art and Gula, que estaba muy cerca de nuestro hotel. Pelayo pidió bacalao y yo, como no tenía mucha hambre, una crema de verduras y brocheta de langostinos con piña. De postre una especie de flan, muy escaso. Para beber pedimos un vino blanco de Guimaraes, con un poco de aguja, bastante bueno. Este restaurante lo recomendaban en Internet pero fue el sitio que menos nos gustó de todos en los que estuvimos durante este viaje. Al menos fue barato, pues pagamos 27 euros. Crítica en TripAdvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189174-d2308109-r228566075-Restaurante_Art_Gula-Guimaraes_Braga_District_Northern_Portugal.html

Vinho verde de Guimaraes

    Me quedo con ganas de ver el Poblado celta de Briteiros así como de comer en el Restaurante Manifestis Probatum, que estaba muy bien valorado en Internet, pero quedaban un poco a desmano del centro y ya no nos dio tiempo. 

viernes, 25 de abril de 2014

SEMANA SANTA EN EL NORTE DE PORTUGAL DÍA 2: Vila do Conde-Amarante-Guimaraes

DÍA 2: LUNES 23 ABRIL 2014

      Nos levantamos tranquilamente y bajamos a desayunar. Me gustó porque no había ningún camarero en el comedor así que podías estar a tus anchas, cogiendo lo que te apeteciese y sin que nadie te agobie echándote café o preguntándote cualquier cosa. El desayuno era muy completo con revuelto, tomates al horno con queso, bacon, dulces de todo tipo, yogures, fiambre y un largo etc. Enlace a la crítica en TripAdvisor del hotel: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189186-d263586-r228568215-Estalagem_do_Brasao-Vila_do_Conde_Porto_District_Northern_Portugal.html#CHECK_RATES_CONT

      Tras pagar metimos las maletas en el coche y le preguntamos a la chica de la recepción si podíamos dejar el coche en el aparcamiento del hotel mientras íbamos a dar una vuelta a lo que accedió amablemente. Así que nos dispusimos a conocer el centro a fondo. 

Réplica de la Nao y río Ave en Vila do Conde

     Primero paseamos por la Plaza de la República, en donde hay una réplica de una Nao del siglo XV que forma parte del Museo del Mar, pero no pudimos verla porque el museo estaba cerrado. Me quedo con ganas de verla, pues el recepcionista del hotel nos la recomendó vivamente y además dijo que la entrada sólo costaba un euro.

      Un poco más adelante hay un puente hacia otra plaza, la de Joao II. En ella hay una estatua de una sirena muy bonita. Luego subimos a una capilla que hay en lo alto de la plaza que llama la atención por su cúpula blanca que parece una bola de algodón. Es la capilla del Socorro y desde ella se ve el río Ave, el Monasterio de Santa Clara, las plazas principales, ete.

                                   
                                                    Capilla del Socorro en Vila do Conde

     Luego caminamos por las callejuelas de la parte vieja, llena de pequeñas iglesias y casitas de dos plantas, precioso y muy bien conservado. Nos acercamos hasta uno de los restaurantes que nos había recomendado el recepcionista y que mejor valoraban en Internet: Adega da vila. Desgraciadamente estaba cerrado y además la calle llena de yonkis y malas pintas; luego nos dimos cuenta que es que justo al lado estaba la cocina económica y estaba abriendo en ese momento.

     Continuamos el paseo y nos acercamos a otro de los restaurantes que nos aconsejó, el Doca, en Largo de Ribeirinho 5. Entramos sobre las 13h y ya estaba lleno, tuvimos que esperar unos minutos para que dejaran una mesa libre. Eso era buena señal. Además los camareros saludaban a la mayor parte de la gente con dos besos, como si fueran de allí, otra buena señal.

Entrantes en el Restaurante Doca de Vila do Conde

Bacalhau estilo Doca

     Tenían un menú del día con muy buena pinta pero a Pelayo le apetecía bacalhau así que pedimos para los dos al estilo Doca. Nos trajeron unos entrantes de esos que no pides pero que te ponen igual. Sin embargo como tenían muy buena pinta los aceptamos: un par de mejillones con vinagreta, dos langostinos, un quesito semicurado con pimentón muy bueno y aceitunas riquísimas. Además para beber pedimos una jarra de vinho verde blanco que estaba delicioso, además de estar helado el recipiente. A continuación nos trajo el camarero una alheira (especie de salchicha grande) pero le dijimos que no la queríamos porque la ración de bacalao era muy contundente. 

     Al poco nos trajeron el pescado y efectivamente era muchísimo. Venía acompañado de puré de patata y una salsa de mostaza. Estaba excelente. Estábamos tan llenos que no pedimos postre. Nos levantamos a pagar a la caja, como estaba haciendo la gente que terminaba de comer, y le pedimos al camarero que nos cobrase. Hizo cuentas y dijo que eran 41 euros, sin factura ni nada. Nos pareció buen precio para todo lo que comimos, que salimos reventando. Crítica del restaurante en TripAdvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189186-d4725430-r222937276-Restaurante_Doca-Vila_do_Conde_Porto_District_Northern_Portugal.html#REVIEWS

     Luego nos dirigimos a Amarante, la capital del vinho verde, con la intención de dormir allí y visitar alguna bodega al día siguiente. Seguimos por carreteras nacionales todo el rato, para no pagar peajes y por ver el paisaje.

     Al llegar a Amarante yo me bajé y fui a preguntar a la Oficina de Turismo mientras Pelayo esperaba orillado en una parada de taxis. La señora de la oficina no me pareció demasiado profesional además de decirme que no había apenas nada que ver en Amarante y que las bodegas no estaban preparadas en su mayoría para las visitas turísticas y que sólo se podían ver en época de vendimia (cosa que no sé si será verdad...). Además nos recomendó un par de hostales, uno de ellos por 15 euros la habitación doble, que no me tuvieron demasiada buena pinta...

     Conseguimos aparcar el coche en una placita y fuimos a dar una vuelta. Primero, como yo necesitaba ir al baño, entramos en uno de los hostales que nos recomendó a tomar una cerveza y ver qué pinta tenía. La señora fue un pelín borde, además de estar todo sucio y viejo por lo que declinamos la idea de dormir allí (y eso que era el que valía más de 15 euros de los dos...). Tomamos una cerveza, hice pis y marchamos.
Sacamos unas fotos del puente de San Gonzalo, que pasa sobre el río Tamega y de las casas que se encuentran al borde de las aguas, que recuerdan vivamente a las casas colgadas de Cuenca. El pueblo tiene la Iglesia y el Convento de San Gonzalo y poco más. La verdad que no nos entusiasmó así que tras un pequeño paseo tomamos rumbo a Guimaraes. Crítica en Tripadvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g315900-d7082094-r252908583-Ponte_de_Sao_Goncalo-Amarante_Porto_District_Northern_Portugal.html 

                                      
                                                                         Amarante

      Una vez en Guimaraes preguntamos a un Policía Local, quien nos recomendó el hotel Ibis así que fuimos hasta allí pero no nos convenció la oferta (52 euros habitación doble con desayuno). Así que siguiendo los carteles de posadas y hoteles que había por la ciudad llegamos sin darnos cuenta a una calle que tenía una cadena. Un guardia muy amable nos preguntó que a dónde íbamos y le contestamos que al Hotel da Oliveira así que nos dejó aparcar dentro de un edificio en el que tenía la garita mientras íbamos a preguntar si había habitación.

      En la recepción había una señora mayor que nos dijo que con el descuento nos quedaba la habitación con desayuno en 94euros. Nos enseñó el cuarto y como nos encantó dijimos que un día es un día y nos quedamos con la habitación. Nos entregó un cartel para colocar en el coche así que volvimos, se lo enseñamos al guardia y nos dejó entrar en la calle con la cadena. Allí dejamos ya el coche hasta que nos marchamos de Guimaraes, todo un acierto.

      El hotel, de 4 estrellas, estaba en pleno centro histórico. Al parecer había sido parador pero ahora sólo era hotel, con el nuevo nombre de HOOL. Estaba restaurado y decorado muy moderno, aunque un poco oscuro para mi gusto. Todas las habitaciones tenían el nombre de algún lugar o personaje portugués conocido. A nosotros nos tocó el cuarto de Penha, monte que visitaríamos al día siguiente.

      Ya de vuelta al hotel le preguntamos a la de la recepción por un sitio para cenar y nos recomendó el propio restaurante. Subimos, dejamos las maletas y le hicimos caso así que bajamos a cenar. Sólo había una mesa libre cuando llegamos así que nos sentaron y nos trajeron la carta. Recuerdo que pedimos pulpo pero no había, entonces quisimos cambiarlo por una tabla de quesos pero tampoco les quedaba. Finalmente pedimos dos primeros para compartir:


-salteado de hongos con huevo poché, tomillo y lima
-foie con manzana sobre brioche de maiz

     De segundo yo pedí pasta negra con cigalas y Pelayo carré de cabrito. Mi plato estaba sosísimo, fue la primera vez que pedí un salero en un restaurante...El de Pelayo estaba bueno pero era un poco escaso.    

                     
                      
     Para beber nos recomendó la camarera un vino de Douro llamado Quinta Nova. A mí no me gustó nada pero a Pelayo sí. Al final le pedimos a la chica que nos enseñara la botella (pues la dejaban en un apartado con las botellas de todas las mesas e iban rellenando la copa a medida que bebías) y vimos que no tenía madera, era un vino del año...El otro camarero que había en la sala, un señor mayor, cada vez que nos echaba vino servía media botella, nunca he visto copas más llenas...Así que se ganó el mote de Copete.


     De postre pedimos dos cosas que nos recomendó la camarera:
-mousse de café con una especie de flan y helado de vainilla
-coulant de vainila con helado de frambuesa
           
                   

      He de decir que las recomendaciones de la camarera no eran demasiado buenas, incluyendo el vino. Pelayo pidíó admás un café y salió todo por 63 euros. No estuvo mal pero nos esperábamos más.

      Tras la cena nos indicó el encargado del restaurante unos cuantos sitios para tomar un gintonic así que fuimos a dar un paseo por el Casco Histórico en busca de alguno de ellos. Crítica en Tripadvisor del Casco de Guimaraes: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189174-d1868997-r252909712-Centro_Historico_de_Guimaraes-Guimaraes_Braga_District_Northern_Portugal.html

       Al final entramos en un local llamado el Tecto de Mercurio, no Largo da Misericordia nº3. Ambos pedimos ginebras premium pero no recuerdo el nombre, sólo sé que nos cobró 17 euros. Después nos fuimos ya a dormir a la súpercama de nuestro hotel. Crítica del Hotel Hool en TripAdvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189174-d4498422-r221364452-HOOL_Restaurante-Guimaraes_Braga_District_Northern_Portugal.html#REVIEWS


miércoles, 23 de abril de 2014

SEMANA SANTA EN EL NORTE DE PORTUGAL DÍA 1: Viana do Castelo-Vila do Conde

DÍA 1: DOMINGO 22 ABRIL 2014

     Nos levantamos tarde, pues el día anterior tuvimos asadero en casa de un amigo así que salimos sobre la hora de comer hacia Portugal. Entramos por Tui y al cruzar eran sobre las 15:00 en Portugal. Nos dirigimos hacia Viana do Castelo, siempre por carreteras nacionales.

    Lo primero que hicimos al llegar fue subir al monte de Santa Lucia, donde se encuentra el Santuario con el mismo nombre y unas bonitas vistas de la ciudad. Allí nos atacó un vendedor de recuerdos que nos persiguió durante bastante tiempo. El templo es muy bonito, al parecer es neobizantino. Se puede subir también en funicular. Crítica en Tripadvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g189185-d4865931-r252906486-Santuario_do_Monte_de_Santa_Luzia_ou_Basilica_de_Santa_Luzia-Viana_do_Castelo_Vi.html 

 
Vistas de Viana do Castelo


Santuario de Santa Lucia

   Luego bajamos hasta la ciudad y aparcamos al lado del puerto de yates. Intentamos visitar el barco hospital Gil Eannes pero estaba cerrado por reformas, una pena. Así que dimos un paseo por el casco, lleno de calles con casitas bajas, azulejos, iglesias, etc. Pasamos por la Plaza de la República, donde está el antiguo Ayuntamiento, por la Casa de los Velhos, etc.

    Paramos en una terraza en la parte ya del río, y como apenas habíamos comido, pedimos una francesinha yo y Pelayo una especie de hot dog gigante. Ambos venían acompañados de salsa picante y patatas fritas. Además pedimos dos cervezas Bock rubias. Pagamos sobre 20 euros.
De camino hacia el coche paseamos por la orilla del río Limia, viendo el imponente monumento al 25 de abril (para conmemorar el aniversario de la Revolución de los claveles), la estatua de Viana, vimos el puente de Eiffel, etc. Teníamos un sitio buscado para dormir, el hotel Casa da Reina, que al parecer es una especie de pazo-bodega, pero al final decidimos continuar con el viaje.

Monumento al 25 de Abril

     Nos dirigimos hacia Oporto por la carretera nacional que va paralela al parque Natural Litoral Norte, que tiene un paisaje precioso, pero al pasar por Vila do Conde decidimos parar, pues el lugar, a pesar de que no es muy turístico, tenía muy buena pinta. Subimos a una especie de mirador en donde hay un acueducto muy bonito y la Iglesia de Santa Clara. Al lado hay un edificio impresionante, el Monasterio de Santa Clara, que desgraciadamente está abandonado. Decidimos finalmente quedarnos allí a dormir y conocer un poco más la ciudad, pues en Oporto ya habíamos estado varias veces.

    Aparcamos el coche en una plaza bastante céntrica y nos sentamos en un bar muy moderno con la esperanza de buscar un hostal gracias su wifi pero se ve que allí esto no es corriente, pues no tenían internet. Le preguntamos directamente a la camarera y nos mandó al Estalagem do Brazao, con 4 estrellas. Resulta que estaba muy cerca así que después de tomarnos una coca cola Pelayo y yo un café, tiramos hacia el hotel. El chico de recepción nos dijo que el cuarto doble con cama de matrimonio y desayuno eran 45 euros así que aceptamos. Teníamos pensado salir a cenar por lo que el chico nos recomendó varios sitios: Restaurante Doca, Adega da Vila y Le Villageois.
Nos tumbamos en la cama y como estábamos tan cansados al final decidimos ver unos capítulos de Big Bang Theory en el portátil y echarnos a dormir para aprovechar el día siguiente así que finalmente no salimos a cenar.