lunes, 26 de diciembre de 2016

RESTAURANTE A TAFONA. SANTIAGO DE COMPOSTELA


Un sábado de Septiembre decidí invitar a comer a Pelayo en Santiago de Compostela, en donde actualmente hay muchos locales de moda. 

Tras leer varias críticas y ver muchas fotos me decanté por A Tafona, Casa de xantar de Lucía Freitas. Llamamos el propio Sábado por la mañana y no hubo problema en reservar una mesa para dos (de hecho cuando llegamos al local ya vimos que no estaba al completo).



El restaurante es bonito, no parece desde fuera que nos vayamos a encontrar con una sala tan alta y luminosa. Combina piedra con otros materiales más modernos. Nos sentaron en una salita que hay en un lateral en donde sólo había tres mesas. 

Nos trajeron la carta, que cuenta con dos menús:

-MIÚDO de 5 platos, 35€/persona
-MERCADO de 10 platos, 50€/persona


Escogimos el Menú de MERCADO. También se pueden elegir platos sueltos de los menús pagando el importe de cada uno por separado. No tienen maridaje como tal, pero la sumiller se encargó de ir trayendo copas de vino según los platos que nos iban sirviendo.

Comenzaron con los ricos panes:

-elaborado con agua de mar
-castañas 
-aceitunas



Los acompañaron con un poquito de aceite ISBILYA, elaborado con variedad Sikitita. 


Antes de empezar con el menú hubo un aperitivo de la casa:

1.Boquerones con gel de piparra



Para acompañarlo pedimos un Jerez; nos sirvieron un Amontillado Tío Diego.


2.Ostra, helado de manzana verde y oliva


Con este plato y los siguientes nos sirvieron AILALÁ 2015, Ribeiro blanco elaborado con Treixadura.



3.Ceviche de Vieira con helado de aguacate, rábano y huevas de pescado



4.Mejillón en escabeche, coco y curry verde.



5.Salpicón de boi e folla alimonada: servido originalmente en una hoja de lima keffir montada en una concha.



El vino que acompañó a los dos últimos fue GABA DO XIL 2015, un Valdeorras blanco elaborado con Godello.



6.Steak tartar de vaca vieja y sorbete de piquillos: bonita presentación, con helado de pimiento y un crujiente de caramelo



7.Xarda lacada y ahumada con cabazos de la huerta: muy sabrosa. Lo trajeron a mesa dentro de campana llena de humo, que abrieron en mesa. Los camareros se encargaron de retirar las ramas de romero del plato antes de empezar a comer.



El vino para los siguientes platos fue FINCA CUARTA, tinto de la Ribeira Sacra elaborado con Mencía.


8.Merluza do Celeiro, cebolo y citronella: punto perfecto, precioso plato.




A partir de aquí pasamos a AILALÁ 2015, tinto de Ribeiro elaborado con Sousón.



9.Cordero con cítricos y mini zanahorias de la huerta: plato muy rico, con muchas texturas y sabores.


10.Kiwi, AOVE, yogur y albahaca: para mí la estrella del menú, varias texturas de esta fruta, tan abundante en Galicia, delicioso.



11.Chocolate, gianduja y café.



Pedimos vino de postre, sirviéndonos un par de ellos, Moscatel de la marina de Enrique Mendoza, DO Alicante, y Quinta Seara d’Ordens, Oporto Tawny.


Pagamos por la comida de los dos 146€ (100€ los menús, 42€ el maridaje y 4€ el pan, que se paga aparte).


En mi humilde opinión lo mejor del menú es la cuidada y original presentación de los platos (se nota que Lucía tiene formación de repostera); eso sí, yo quizás cambiaría de orden alguno. Me gustaría destacar también el servicio prestado por Alonso, muy amable y con el que tuvimos una agradable conversación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario