sábado, 10 de septiembre de 2016

DIARIO DE TAILANDIA. INTRODUCCIÓN Y DÍA 1: LLEGADA A MADRID


En 2015 decidimos, con muy poca antelación, el destino de nuestro viaje por lo que tuve poco tiempo para prepararlo; aún así salió estupendamente. No me acuerdo porqué fue, pero imagino que, influidos por el gran número de amigos que habían vuelto encantados, decidimos visitar TAILANDIA.

Una vez enterados de que el mes de Noviembre era ideal para viajar a la zona, pues se acaba la temporada de lluvias y todavía no hace mucho calor, empecé a vigilar semanalmente los precios de los billetes de avión.

Un domingo de julio, cuando me disponía a dormir la siesta, comprobé los precios en el ordenador justo antes de tumbarme y tuve mi recompensa, pues estaban a 475 euros/persona desde Madrid (Madrid-Londres, Londres-Bangkok) así que rauda y veloz los compré para la última semana de Octubre y las dos primeras de Noviembre de 2015.

A partir de aquí hubo que decidir qué visitaríamos, pues hay una amplia oferta de lugares y el país es grande. Las webs en las que me basé principalmente para preparar el viaje fueron:

-Mundo Nómada: página de un chico español que vive en Tailandia desde hace años, una biblia para los que viajan a este país.

-El Blog de Los Viajeros: para mí es una web de referencia para los viajeros hispanohablantes, siempre lo consulto antes de organizar cada viaje, da igual al destino. Lo más interesante son los diarios que sube la gente (yo tengo todos los de mis últimos viajes descargados en esta página).

Pelayo no tenía ganas de darse una paliza como la que nos dimos en Perú, durmiendo cada noche en un sitio diferente, así que centramos el viaje en Bangkok, Chiang Mai (la capital del Norte) y playa para relajarnos los últimos días. Me costó escoger la isla en la que pasaríamos nuestros últimos días de asueto, así que leí mucho en Internet. Quería algo intermedio entre lo aturistado y lo incomunicado, así que finalmente me decicí por Koh Lanta.

Entonces busqué vuelos internos entre esos destinos y los compré en cuanto me dí cuenta de que a medida que pasaban los días iban aumentando de precio, aún así fueron muy baratos:

-Bangkok-Chiang Mai: 36 €/persona
-Çhiang Mai-Krabi: 64 €/persona
-Krabi-Bangkok: 27 €/persona

Por cierto, Krabi es el aeropuerto más cercano a la isla de Koh Lanta, pues hay varios a lo largo del país.

Los billetes se podían comprar directamente en las páginas de las empresas tailandesas pero no las entendía bien así que lo hice a través de BOOKING, aunque tuviese que pagar unos pocos euros más (además me daba más fianza).

Entonces empecé a leer opiniones sobre hoteles, decantándome por el Hotel URBAN de Bangkok y el TOP GARDEN en Chiang Mai. El de Koh Lanta fue más una decisión mía, pues no había tantas referencias, y la verdad es que fue todo un acierto: LANTA SAND RESORT. Para las dos últimas noches en Bangkok cogimos un hotelazo, EASTIN GRAND HOTEL SATHORN. Los dos primeros hoteles fueron muy baratos, especialmente el de Chiang Mai, así de este modo, compensamos y nos gastamos más en los otros dos.

Reservé todos los hoteles a través de BOOKING, excepto el TOP GARDEN de Chiang Mai, con los que hablé directamente y reservé mediante el correo que figuraba en su web (pues no aparecían en Booking).

Una vez que tuve todo reservado, sólo quedaba leer y leer sobre las actividades que podíamos hacer, pero sin reservar nada desde España, pues allí los precios estaban mejor y podíamos regatear. Podríamos haber llevado los hoteles también abiertos, pero al ser inicio de temporada alta no me atreví, y tampoco quería perder el tiempo buscando in situ. Me preparé por tanto un itinerario y un listado de cosas a visitar en cada uno de los destinos que imprimí y llevé durante el viaje como si de una guía se tratase.

Se me olvidaba que, como no vivimos en Madrid, tuvimos que comprar el billete de tren de Pontevedra a Madrid. Lo cogí en el tren nocturno, en litera, por no perder un día de viaje, pues los dos dormimos muy bien con el traqueteo del vagón, y era bastante más barato que el avión, pues lo dejé para el final y los precios estaban desorbitados.

Lo último que hice fue contratar el seguro de viajes, alrededor de unos quince días antes de salir. Después de leer varias recomendaciones me decanté por IATI, empresa española, que cubría la estancia durante los 21 días del viaje por 89 euros/persona. Podéis perfectamente viajar sin seguro pero si os pasa algo os arrepentiréis de no haberlo contratado previamente y ya puestos en gastos... 
Una de las personas que nos acompañó en nuestro viaje a Perú en 2013 tuvo que ir al hospital en dos ocasiones y gracias al seguro de viaje no tuvo que adelantar nada. Sin embargo en aquella ocasión el seguro que habíamos contratado era de USA y fue un lío para entenderse con ellos por teléfono (con la consiguiente megafactura de teléfono al volver a España). Por eso decidimos contratar IATI, pues hablan español y si te pasa algo sólo tienes que llamar a un número de cobro revertido, por lo que no tendrás que pagar teléfono.

Además, como pensábamos alquilar algún vehículo durante nuestra estancia, Pelayo se sacó en Tráfico el CARNET INTERNACIONAL DE CONDUCIR. Sólo tienes que pedir cita, rellenar unos papeles y pagar 10 euros de tasas. Al parecer, por lo que cuenta la gente en los foros, si te para la policía tailandesa y no lo tienes te pueden multar, por lo tanto creo que es mejor sacarlo. Por otra parte en las casas de alquiler no nos lo pidieron nunca. Ojo, a pesar de no haber sido nunca colonia de otro país, conducen al revés que nosotros, como los ingleses.

Unos días antes de marchar preparé el BOTIQUÍN: factor solar, antimosquitos, tiritas, antibiótico, salvacolina (para la diarrea), malarone (para la malaria, pero finalmente no lo tomamos), paracetamol, ibuprofeno.

Llevamos maleta pequeña de ruedas, con cantidad de ropa justa, pues allí todo es muy barato, tanto hacer la colada como comprar alguna prenda que necesitéis. Llevamos el frontal para la noche, el snorkel (pues a mí no me gusta utilizar los que te prestan las empresas, por manía propia), ropa ligera y cómoda, bañador, chanclas, un impermeable fino, gorro, etc.

En cuanto al país, es muy fácil moverse, hay muchísimas posibilidades (avión, bus, tren, furgonetas, taxis, mototaxis, tuc-tucs, etc). La gente es muy amable, pedid ayuda si la necesitáis; además casi todo el mundo habla algo de inglés. La comida nos pareció excelente. En general es todo muy barato y además hay una infinidad de interesantes actividades y visitas que realizar. Nos pareció un país muy completo y seguro.

Tailandia cuenta con 65 millones de personas y tiene un área un poco mayor a la de España. Se trata de una monarquía, estando actualmente en el trono Rama IX, quien es el monarca vivo que ha reinado durante más años en todo el mundo (desde 1946). El rey para los tailandeses es una especie de dios, así que no se os ocurra hacer algún gesto irrespetuoso o hacer comentarios negativos sobre él (hay fotos de él en todas partes).

Sin más dilación paso a relataros nuestro maravilloso viaje a TAILANDIA.


DÍA 1: VIERNES 23 OCTUBRE 2015


A las 21:30 cogimos el tren nocturno en Pontevedra, con destino a Madrid, en donde estaba prevista la llegada a las 8 de la mañana del día siguiente.

Menos mal que nos llevó nuestra amiga Sandra en su coche hasta la estación, pues cada uno llevaba dos bultos (maleta para Tailandia y mochila para los días que pasaríamos en casa de Tamara antes y después del viaje).


Cenamos en el tren unos bocadillos que habíamos preparado, concretamente en el compartimento de Pelayo, hasta que se subieron sus tres compañeros y yo me fui ya para el mío. Los compartimentos son de cuatro personas, con sexos separados. Hay otra opción, compartimento de dos personas, para ir en pareja, pero era mucho más caro. El nuestro nos costó 72 euros/persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario