miércoles, 14 de septiembre de 2016

DIARIO DE TAILANDIA. DÍA 16: KOH LANTA (manglares, Old Town, Sanga-ga-U)

SÁBADO 7 NOVIEMBRE 2015


Nos despertamos sobre las 8, nos levantamos y fuimos a desayunar. El comedor es una cabaña abierta, al borde de la playa, idílico. El desayuno era tipo buffet, muy completo: salchichas, bacon, platos thais, dulces, fruta, ensalada,etc. Tienen además un cocinero preparando huevos al momento (revueltos, fritos, escalfados, cocidos).



Desayuno en Lanta Sand Resort

Tras desayunar contratamos en la recepción del hotel una moto de 125cm para todo el día por 250B/6€ así como la excursión de las CUATRO ISLAS para el día siguiente por 1350B/persona (33€).

Moto alquilada

Salimos en moto del hotel y tuvimos que echar gasolina, pues estaba bajo mínimos, pagando 120B/3€. Nos dirigimos a Sala Dan y una vez allí cogimos la carretera del este, hacia los manglares. No había apenas coches y el paisaje era muy bonito, sin chiringuitos turísticos, nada que ver con la zona de la playa. Vimos incluso un elefante suelto entre la vegetación, de tamaño mediano, que imagino que pertenecería a alguien.



Carreteras de Koh Lanta

Metiéndonos por distintos caminos perpendiculares a la carretera “principal” dimos con una comunidad en la que hacían excursiones por los manglares, llamada THUNG YEE PENG


Thung Yee Peng

Organizan excursiones de medio día, con comida, si os interesa preguntad en vuestro hotel o contactad con ellos a través de su perfil de Facebook. Hablamos con la chica de la taquilla, muy graciosa, y al final aceptamos un paseo en barco solos por 600B/15€. Leyendo otros blogs al parecer se puede conseguir más barato, pero en los carteles que allí tenían era el precio marcado (y supuestamente ese dinero va para la comunidad aborigen que, por cierto, intuyo eran musulmanes dado que la chica que nos atendió llevaba la cabeza cubierta por un pañuelo). Sin embargo, disfrutamos muchísimo del viaje: nos llevaron al embarcadero y allí nos presentaron a nuestro capitán, que apenas hablaba inglés, pero nos entendimos bien con él, era muy simpático. 



Manglares

Cada vez que aparecía un animal nos lo marcaba: cangrejos, águilas, ibis, pelícanos, etc. Paramos en una pequeña isla para darle de comer a los monos. Había cientos, enseguida se tiraron al agua y subieron al barco, graciosísimos. Allí aparecieron una canoa y un barco más, también para ver a los monos.





Monos del manglar

Cuando volvimos, después de varias horas, nos mostró una especie de granja de peces que tienen, con grandes ejemplares de mero, escualos, etc). 


Nuestro capitán y el criadero de peces

Tomamos algo en un bar flotante que había al lado del embarcadero. Enseguida se acercaron varios niños de la comunidad para vernos y jugar con nosotros. Apenas hablaban inglés pero nos entendíamos con ellos a base de gestos y risas. Pelayo les enseñó varios vídeos de fútbol en el móvil, estando todos muy atentos porque les encantaba este deporte. Aprovechamos para tomar una cerveza y yo una bebida que vi por allí que resultó ser una especie de tinto de verano, pagando 140B/3'5€.




Pelayo rodeado de curiosos niños

De allí tomamos dirección hacia Old Town, cogiéndonos un aguacero por el camino. Pelayo, como conducía, se empapó la camiseta así que al llegar al pueblo compró una en un chiringuito que había en la calle principal, escogió una con el logo de de la famosa cerveza nacional Singha, a muy buen precio por cierto.

Old Town

espués buscamos un lugar para comer y nos decidimos por un restaurante que tenía las mesas encima del agua, con un columpio mirando hacia el mar de Andamán y sus preciosas islas. Está justo al lado de un templo chino y se llama FRESH RESTAURANT at Old Town (para qué complicarse...).  

Fresh Restaurant

Esto fue lo que pedimos:

-ostras fritas, pero no les quedaban, una pena

-rollos de primavera


-cangrejo con chile y ajo


-verduras fritas con tofu


-Mango rosti de postre


-Cerveza, agua y un café

Estaba todo riquísimo y la comida fue muy agradable en ese lugar tan bonito. Pagamos 860B/21'5€. Aquí tenéis la crítica de Tripadvisor y un montón de fotos: https://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g303905-d4023104-r392420128-Fresh_Restaurant-Ko_Lanta_Krabi_Province.html

Columpio en Fresh Restaurant

Continuamos la ruta hasta el pueblo de los gitanos del mar, SANGA-GA-U, en donde termina la carretera. Nos dimos una vuelta por los caminos para ver sus casas y modos de vida, pero no tuvimos oportunidad de hablar con alguno de sus habitantes así que no quisimos molestarlos. Yo iba con mucha ilusión de verlos, pues había leído bastante sobre ellos. También se les llama Chao Ley (que significa gente del mar) o moken. 


Sanga-ga-U

Antiguamente tenían un modo de vida nómada, valiéndose de los barcos que construían, navegando entre las islas del este asiático según los vientos, estaciones, alimento, etc. Durante el monzón se mantenían en casas temporales construidas sobre pilares. Finalmente acabaron por asentarse en varias islas de la zona hace alrededor de 500 años por influencia de los gobiernos tailandés y birmano.

Sus fuentes de ingresos provienen de la pesca y el buceo (son capaces de aguantar mucho tiempo la respiración, recogiendo marisco y peces muy apreciados al poder caminar bajo el agua). Dicen que los niños casi aprenden a nadar antes que a caminar y que ven mejor debajo del agua.


Sólo pescan lo que necesitan para sobrevivir, sin esquilmar. No tienen más que tradición oral y se desconoce el origen de su lenguaje. El turismo, al explotar tanto la naturaleza de la zona, construir complejos hoteleros en la costa, etc., al parecer ha hecho bastante mella en su modo de vida.

Se dice que durante el desgraciado episodio del tsunami de 2004, pues apenas tuvieron bajas en su población. Parece ser que el gran conocimiento que tienen del mar hizo que en cuanto observaron que el mar se retiraba, huyeron hacia las montañas, salvando así sus vidas. Creen en los espíritus de la naturaleza y al parecer interpretaron el tsunami como un castigo de los mismos. Hay un documental muy interesante de TVE1 que podéis ver en este enlace: http://www.rtve.es/alacarta/videos/otros-pueblos/otros-pueblos-gitanos-del-mar-tailandia/1982787.

Una vez que abandonamos el pueblo de esta comunidad, cogimos la primera intersección que vimos hacia el oeste y bajamos hasta el NATIONAL PARK del sur. Había que pagar 420B/10'5€ para poder entrar dos adultos y una moto. Como ya se nos hacía tarde, pues habíamos quedado a las 18:30 con nuestros amigos belgas, Dirk e Ivette, para cenar, volvimos al hotel. Por el camino atravesamos los impresionantes terrenos del hotel más lujoso de la isla, el Primalai Resort. También pasamos por las CUEVAS MAI KAEO, con muy buena pinta, pero ya no nos daba tiempo a hacer la visita guiada.

Una vez en el hotel, como nos sobró algo de tiempo, nos pusimos los bañadores y nos dimos un chapuzón en el mar, que estaba a una temperatura maravillosa. Luego pasamos a la piscina del hotel y finalmente baño en la ducha exterior de nuestra habitación.

Cogimos nuevamente la moto del parking del hotel y nos dirigimos a la Escuela de cocina y Restaurante TIME FOR LIME. Estuve mirando las tarifas de los cursos para turistas y la verdad es que salía mucho mejor en Chang Mai, en donde nostros lo hicimos, pues en la isla de Koh Lanta era más caro y cocinaban menos platos.


Time for Lime

Cuando llegamos ya estaban allí nuestros amigos, a los que saludamos efusivamente, pues nos alegrábamos mucho de volver a vernos. Pedimos para cenar el menú degustación, que sale a 490B/12'25€ por persona. El menú se componía de 5 platos y un postre:

-Aperitivo


-Gambas marinadas


-Sopa vegetariana


-Ensalada de papaya, el plato que más me gustó


-Marisco frito con pasta de chile


-King fish marinado o Pollo al curry rojo a escoger


-Postre


Estaba bueno pero tampoco excelente y además me pareció un poco exagerado de precio para lo que es Tailandia (con 9 cervezas salimos a 15'5€ por persona). Aquí tenéis la crítica de Tripadvisor: 

Tras una agradable sobremesa con los belgas volvimos al hotel en nuestra moto alquilada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario