sábado, 21 de mayo de 2016

RESTAURANTE RIO SIL. CARBALLO


El Restaurante RÍO SIL de Carballo organiza desde hace siete años las Jornadas Gastronómicas del Buey de Galicia en Mayo y Noviembre. En 2015 nos lo perdimos así que este año no podíamos faltar.


El viernes 20 de Mayo fuimos a cenar con otra pareja de amigos, asiduos del local, que previamente habían reservado un hermoso chuletón de buey para los cuatro.


Cuando llegamos nos recibió su dueño, Marcos Seoane, tan agradable y profesional como siempre. Por el local vimos también a su padre, Manuel Seoane, fundador del restaurante en 1981 junto con su esposa. Marcos, tras sus estudios universitarios, pasó a trabajar en el negocio familiar, dándole un aire nuevo, pero en donde la materia prima sigue siendo lo principal.


En cuanto entramos en la sala, que cuenta con bonita bodega acristalada, Marcos nos enseñó el chuletón que nos había reservado, de más de 3 Kg.


Como siempre, durante las jornadas, cuelgan un cartel con las características de los animales que servirán hasta agotar existencias.


Trabajan mano a mano con GALCARNES (http://www.galcarnes.com), empresa radicada en Monforte de Lemos que se encarga, desde hace más de treinta años, de comprar ejemplares de buey de 5-6 años para posteriormente criarlos en extensión libre de estrés y alimentarlos a base de pasto, maíz y cebada durante casi otros tantos. Son de origen gallego, comprados en ferias a ganaderos, y pueden comer decenas de kilos de cereales por día. En la llamada Finca Balboa, que cuenta con 12 hectáreas de terreno, los bueyes y vacas campan alegremente a sus anchas. Sacrifican más de 60 bueyes al año pero la mayoría se exporta. Cada cliente elige el corte y la curación en sus cámaras de frío. Como podéis suponer éste es un proceso muy lento y costoso, pues el ejemplar debe superar los 1.300 kilos y en este caso ser sacrificado en febrero para que esté listo para mayo.


En el Restaurante Río Sil también tienen cámara de frío, en donde acaban de afinar el producto. Una vez que cada chuletero alcanza su punto óptimo, pues depende de la edad y contenido en grasa del animal, el producto que se va a servir cada día en sala se saca unas horas antes para que atempere. Otra cuestión que desconocía es que se les capa varios años antes de sacrificarlos, dado que de este modo el sabor es más sutil y elegante.

Durante las jornadas llegan clientes de todas las esquinas del país, dada la calidad del producto y su insuperable precio (69€/kg), pues en Madrid o Barcelona sale por más del doble.


Pero no os preocupéis si no podéis ir durante las jornadas de mayo o noviembre, pues durante todo el año este negocio familiar dispone de chuletones de vaca gallega rubia o cruce de calidad extra (de 4-8 años y más de 400 kg) y, en ciertas ocasiones también vaca Summum gallega, de calidad muy cercana a la del buey.

Se nota que Río Sil hace las cosas bien, pues en 2015 entró en la prestigiosa Guía Michelín y ha sido nombrado por otros medios especializados por su excelencia gastronómica.

Echamos una ojeada a la carta, que consta de varios entrantes de gran calidad (anchoas, quesos, jamón, cecina, ahumados, foie, etc.), algo de marisco y pescado, y las carnes, que son el producto estrella. Además hay un menú del día de lunes a viernes y un menú especial los domingos.

Esto fue lo que tomamos:

-Chorizo y Jamón


-Queso: Picón de Cantabria, gran añejo de oveja Pago de los Vivales de Zamora y curado de vaca de Mahón, los tres buenísimos.


-Marinado de ahumados: carpaccio de bacalao y salmón ahumado sobre un fondo de tomate ecológico, bañado en aceite de arbequina


-Espectacular Chuletón de buey: lo marcan hasta 35-40 grados y lo sirven en la mesa troceado; traen además una plancha por si algún comensal quiere pasarlo algo más (yo lo comería crudo...).



-acompañado de unas riquísimas patatas fritas de la zona, concretamente de Coristanco (de las mejores que he probado)


En cuanto a la carta de vinos, cuenta con más de cien referencias a muy buen precio. A Marcos le gusta mucho probar cosas nuevas, tiene mucha rotación. así que dejaros aconsejar por él si queréis experimentar. Nosotros tomamos dos vinos que maridaron a la perfección con la cena:

-Finca La Emperatriz Terruño 2011, de Bodegas de mismo nombre, DO Rioja


-Finca Valdepoleo 2011 de Bodegas Pujanza, DO Rioja


De postre pedimos Tarta de Santiago y helados caseros de Arroz con leche, Queso con membrillo y Yogur griego con piña confitada.



Para después del postre Marcos nos sirvió diferentes productos acorde al gusto de cada uno:

-Licor Williamine de peras de Suiza


-Palo Cortado Fernando de Castilla, DO Jerez


-Whiskey Jhonie Walker etiqueta dorada


Que sepáis que a lo largo del año el restaurante organiza otro tipo de Jornadas Gastronómicas: Codido gallego (febrero), Cerdo ibérico puro de bellota, Rabo de buey y vaca de Galicia estofado al vino tinto, etc.


Si queréis quedaros a dormir por la zona, Río Sil dispone de un hostal justo encima del restaurante en el que hay habitaciones individuales y dobles a partir de 25/40€ sin IVA (hacen descuentos a comerciales y clientes habituales). Además también tienen unos completos apartamentos en Puenteceso, muy cerca de la playa y en una zona ideal para visitar la Costa de la Muerte. Aquí tenéis el enlace a su web: www.riosil.gal


Tengo que decir que el producto, la preparación, el vino, el trato, la conversación con Marcos, la compañía de nuestros amigos, etc., todo fue sumando para que fuese una la magnífica velada que pasamos en Río Sil. Volveremos sin dudarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario