miércoles, 8 de abril de 2015

BODEGA QUINTA DE COUSELO

Como grandes amantes de los vinos que somos, cada vez que aparece un vino que no conozco en el lineal del supermercado al que voy habitualmente (GADIS), lo cojo para probarlo. Un feliz día apareció QUINTA DE COUSELO. Tuvimos una grata sorpresa el día que abrimos la botella, nos rechifló. Si queréis visita su nueva web, con información y preciosas fotos, aquí tenéis el enlace: www.quintacouselo.com.


Aprovechando la Semana Santa me puse en contacto vía email con la bodega que lo elabora, que se llama igual que el vino, tras ver anunciado en Facebook que recibirían visitas durante esos días, a pesar de ser vacaciones. Tardaron poco en responder, citándonos para el martes 31 de abril a las 18 horas. Por cierto, por si queréis poneros en contacto con ellos, éste es su email: enoturismo@quintacouselo.com 

Vista de las viñas

Así que el martes salimos sobre las 17h en dirección al Rosal, que es donde se encuentra la bodega. Al llegar el lugar nos encandiló, pues se trata de una construcción en piedra muy chula. En ese momento había varias personas trabajando en las viñas. En la puerta nos recibió Marisol, que iba a ser nuestra guía.

Pinos centenarios

Comenzamos la visita por los viñedos, en donde se encuentran los dos enormes pinos centenarios que aparecen en la etiqueta del vino y que reconocimos enseguida. Al parecer tienen alrededor de 250 años uno y 350 el otro. Dimos un agradable paseo por entre las viñas, que están en emparrado, apreciando los primeros brotes. Se encuentran en el borde de un río cristalino, llamado Carballas o Tamuxe, que va formando preciosas pozas en las que, al parecer, los chavales de la zona se bañan en verano. Sin embargo hay una que le llaman Pozo do Demo porque al parecer en él se ahogaron varias personas. Algunos de los licores de la Bodega llevan este nombre haciendo alusión a esta parte del río.

 Precioso paseo entre viñas y pozas

Además vimos también unos molinos, que no funcionan excepto uno, que rehabilitaron como vivienda, es un lugar muy bonito. Por lo que nos contó la guía, el terreno en el que se encuentra la bodega pertenecía a los monjes de Santa María de Oia, de la orden del Císter, quienes lo compraron en 1163. Estos monjes venían de la Borgoña francesa y, al parecer, eran artilleros, pues con varios cañones defendían la costa de invasores. Durante el siglo XII se intensificó el cultivo de la vid en esta zona, pues descubrieron la gran capacidad de El Rosal para producir vino.

Con la desamortización de Mendizábal en 1835 se subastaron todos los terrenos del Monasterio y pasaron a manos privadas. La Quinta de Couselo pasó de unas manos a otras hasta que la compró la familia Vicente en 1864. Hay documentos de esa fecha que prueban que había un lagar y en él se hacía vino, por eso en las etiquetas actuales aparece esa fecha. Finalmente, en 2013, la finca fue adquirida por Grandes Pagos Gallegos de Viticultura Tradicional, un grupo vitivinícola que venía de la zona de Ribeiro (y de la que es socio Carlos Mouriño, Presidente del Celta de Vigo). Al parecer se buscó concienzudamente un terreno, dentro de la DO Rías Baixas, con unas características inmejorables con el fin de elaborar vinos de gran calidad. Además también les pertenece la bodega Quinta do Buble, en la DO de Monterrei.

Vistas desde las viñas con los molinos a la derecha

A continuación Marisol nos mostró la destilería y nos explicó el procedimiento para elaborar licores, nuevo para mí. Allí pude ver por primera vez, y eso que he visitado bodegas, restos de bagazo.

Restos de bagazo

Una vez acabada la fermentación en la bodega se separa el mosto del hollejo/bagazo. Este bagazo propio es el que se utiliza para obtener los orujos. Se valen de varios alambiques de gran tamaño. El producto que se obtiene se divide en cabeza, corazón y cola. Para obtener un orujo de buena calidad sólo hay que quedarse con el corazón. La producción de licores de Quinta es pequeña pero de alta calidad, no dejéis de probarlos si tenéis ocasión.

 Destilería

Después nos enseñó la sala de depósitos de vino, que es bastante pequeña, en donde tienen expuesta una prensa de madera antigua para  las visitas (pues ya no se utiliza).

Sala de barricas y prensa antigua

Luego subimos a la hermosa terraza que tienen en la planta alta del edificio, desde donde se ven los molinos de O Folón e o Picón y el Castro de Santa Tecla.

Preciosa terraza

Allí nos sirvieron una minicata que habíamos contratado. Tienen varias opciones, incluso para picnic cuando empiece el buen tiempo. La minicata eran 15€/persona e incluía un paquete muy completo de actividades:

    -visita a los viñedos, bodega y destilería
    -cata de vinos y licores de la bodega
    -degustación de productos típicos

Productos que acompañaron a los vinos

Catamos los siguientes vinos, acompañados de zamburiñas, mejillones, queso y un lomo riquísimo:

-Barbuntín 2013: albariño 100%, se supone que es la gama más básica pero a mí me gustó, me pareció ideal para chatear.

-Turonia 2013: albariño 100% y si no recuerdo mal, tiene crianza en lías de alrededor de cuatro meses.

-Quinta do Couselo 2013: elaborado con albariño, loureiro y caíño blanco. Fue elegido por la Xunta como el mejor vino blanco de Galicia de 2014. Creo recordar que tenía 6 meses de crianza sobre lías. Para mí es todo un vinazo, me encanta. Tiene 92 puntos y la Medalla de Oro en la Guía de Vinos Xtreme 2015, pues está en el top 10 de los vinos revelación del año 2014.

 

-Quinta do Couselo Selección 2009: albariño 100%, muy bueno. Este vino sólo se hace en años excelentes, reposando sobre sus lías.


-Quinta do Couselo Barrica 2010: crianza sobre lías finas en barrica de roble con tostado medio durante dos meses. Fue el que más me gustó, junto con el Quinta de Couselo.


Además probamos varios licores:


-Quinta Couselo. Licor de hierbas: proviene de la destilación del bagazo de la propia bodega en alambiques artesanales de cobre, como todos los demás. Se utilizan diversas hierbas de la zona como hierba luisa, flor de azahar, manzanilla, etc. y se dejan un par de meses macerando. Tiene un color ocre natural y un sabor excepcional (a mí no me suelen gustar los licores de hierbas fluorescentes que sirven en algunos locales, pero de éste me llevé una botella). Está amparado por el Consejo Regulador de aguardientes y licores tradicionales de Galicia.

-Pozo do Demo. Licor de mirabel: se elabora con mirabeles, que son pequeñas ciruelas de color amarillo, que se recogen de la zona. Se dejan fermentar para después separar a mano las pepitas. A continuación se destilan los frutos directamente en los alambiques. A continuación se macera el licor con mirabeles frescos a lo largo de 6 meses. Está delicioso, pues contiene el azúcar justo para que no sea empalagoso.

-Pozo do Demo. Licor de cilantro: se obtiene mediante destilación del propio bagazo y posterior maceración de hierbas pero principalmente semillas de cilantro durante dos meses.

-Quinta Couselo. Licor café: se elabora destilando el bagazo y posterior maceración de las mejores granos de café de África y América Central, con tostado natural. Está amparado por el Consejo Regulador de aguardientes y licores tradicionales de Galicia.

-Pozo do Demo. Crema de orujo: se obitene del destilado del bagazo de la bodega.

-Quinta do Couselo. Orujo blanco: procedente de la destilación lenta del bagazo, recogiendo sólo los corazones.

-Orujo envejecido: proveniente de la dstilación del bagazo, utilizando sólo los corazones, y dejando que envejezca en barricas de roble gallego durante al menos 10 años. Es una absoluta exquisitez que os animo a probar, pues parece más un whisky o un ron añejo. Realmente espectacular.

Acompañaron los licores con varios dulces, entre ellos una bica que había hecho Marisol digna de reseñar. Tras una magnífica jornada abandonamos Quinta Couselo con ganas de volver en verano. Ésta es una visita que os recomiendo, estoy segura que os encandilará de principio a fin.

Sólo nos queda pendiente conocer al enólogo de la bodega, el famoso José Manuel Martínez Juste, que a su vez fue Presidente de la Asociación Gallega de Enólgos y consultor de otras bodegas. Está muy ajetreado controlando todas las bodegas del grupo y todos sus compromisos así que no estaba en ese momento en la bodega. Es una pena pero tendremos que volver para conocerlo ;P!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario