miércoles, 18 de febrero de 2015

DIARIO DE COSTA RICA, DÍA 9: Monteverde

JUEVES 2 DE OCTUBRE 2014


Nos despertamos sobre las 6:15, nos vestimos y bajamos a desayunar. La verdad es que llevamos todo el viaje con el horario alterado…El comedor abría a las 6:30 así que entramos directos y tomamos: gallopinto, revuelto, salchichas, plátano frito, tostadas, papaya, piña, café, etc.

Volvimos después al cuarto para preparar los bocadillos que nos llevaríamos a Selvatura. Además como tenía mucha ropa sucia y allí no secaba tuve que dejar cuatro sujetadores y cuatro camisetas a lavar en la recepción del hotel. Iba a dejar más pero resulta que en vez de cobrar por peso lo hacen por prenda, y más de un dólar cada una, un auténtico robo.


Puentes  colgantes

Pasaron a recogernos a la hora estipulada y una vez allí, tras 20 minutos de trayecto, tuvimos que decidir qué haríamos cada pareja. Había infinitas combinaciones, todas bastante caras.


Jordi, María, Dani y Noemi listos para la tirolina

Pelayo y yo al final no cogimos la tirolina/canopy, a pesar de ser larguísima, porque era mucha pasta y ya habíamos hecho la de Tortuguero. De haberlo sabido no habríamos pagado la de Tortuguero y nos hubiésemos reservado para ésta de Monteverde, que era bastane más grande.


Rana flecha verde y negra

Decidimos hacer la de los puentes colgantes (30$/persona), anfibios/reptiles (15$/persona) y colibríes (5$), lo que hacía un total de 50$ cada uno pero nos hacían un grandísimo descuento de 5$ así que nos quedaba en 45$. Yo además tenía la tarjeta de la Universidad así que, después de pelearme con la de la caja un rato, me lo dejó en 40$. Los demás (Noemí, Dani, Jordi y María) cogieron los puentes, canopy/tirolina y colibríes.


Rana verde de ojos rojos

Empezamos los 6 juntos por los puentes colgantes, que son 8, pero no vimos más que algún pájaro volando a lo lejos. Fue un paseo de lo más normal. Considero que los 30$ por dar una vuelta entre los árboles fueron una auténtica estafa, además de haber sido el sitio en el que menos animales vimos. Pelayo llegó al final muy decepcionado, sensación que nos acompañó durante casi toda nuestra estancia en Costa Rica, acabando con la ilusión de todos los que compartieron con nosotros esos días... De haberlo sabido nos hubiésemos ahorrado la caminata por el bosque y lo hubiésemos invertido en el canopy.

Después vimos los anfibios acompañados de un guía que no tenía ni idea y que además tenía mucha prisa por acabar la visita. Tenían unos bonitos ejemplares: ranitas verdinegras, transparentes, sapos, boas constrictor, crótalos, terciopelos, oropeles, sabaneras, falsos corales, etc. Disfrutamos mucho por los ejemplares que tenían, no por el guía. Para mí la reina es la ranita de ojos rojos, una auténtica preciosidad y es además más grande de lo que yo había imaginado, no podía irme de Costa Rica sin verla.

Había demás una serpiente verde y negra que al parecer descubrieron hace no muchos años y que de momento este ejemplar que tiene Selvatura es el único en cautividad de todo el país. Al acabar esperamos al resto tomando un café en el bar de las instalaciones y comiendo los bocadillos que llevábamos preparados.

En cuanto vimos a través de las ventanas que llegaban los demás del canopy fui a pagar para reunirnos con ellos, con tan mala suerte que se me cayó un billete de 10.000 colones/16€ entre el cristal y el metal del mostrador. No le llegábamos con las manos y los dos trabajadores que había allí no nos ayudaron en absoluto, imagino que porque en cuanto marchásemos de allí se repartirían el botín.

Dijeron que tenían que avisar a mantenimiento para desmontar la chapa metálica pero que se habían quedado sin batería en el walkie talkie, qué casualidad…Pelayo salió fuera a por un palo y, haciendo fuerza para separar el metal del cristal al final conseguí meter la mano y alcanzar el billete, cómo para dejar aún más dinero en Selvatura…Cada vez teníamos menos ganas de continuar nuestro viaje por este país que abusa como nunca antes habíamos visto de sus turistas…

Por fin nos reunimos con los demás y entramos a ver los colibríes, cosa que por 5$ fue lo único que mereció la pena. Les ponen agua con azúcar o alguna mezcla similar para que acudan a comer. Aquello estaba lleno de colibríes que volaban por todos lados con el zumbido tan característico que provoca el rápido batido de sus alas. Era realmente espectacular cómo pasaban de cerca, sobre todo si uno se quedaba quieto durante un rato y cogían confianza. Había varias especies distintas pero todas con unos llamativos colores metalizados: violeta, verde, azul, etc. Sacamos un montón de fotos y vídeos. Fue lo único que mereció la pena pagar de Selvatura.

A las 13 horas cogimos uno de los buses que bajan a Monteverde y le pedimos al conductor que nos dejase en el poco conocido Ficus. Por lo que nos contaron es un árbol muy antiguo que está hueco y que, misteriosamente, su visita es gratuita (al meno de momento). Nos dejó en un bosque y nos indicó que bajásemos unos metros entre la maleza. Finalmente lo encontramos, estaba bastante cerca de la carretera y la verdad es que era impresionante.


Ficus

Es verdad que está totalmente hueco por dentro porque en realidad es la unión de varios arbolitos más pequeños, y se puede escalar con cierta facilidad. Pelayo llegó hasta arriba de todo, el resto nos quedamos bastante más abajo por si acaso… Hicimos un montón de fotos.


Interior hueco

Volvimos caminando hasta el hotel y por el camino nos encontramos con una de las parejas de vascos con las que habíamos coincidido previamente a lo largo del viaje, Nerea y Jagobe, que venían de hacer el canopy en la empresa 100%AVENTURA, que ya nos la había recomendado Pingüino, el taxista de Arenal (nos dijo que no fuésemos a Selvatura, que era muy caro). Al parecer habían pagado menos que en Selvatura y además también tenían colibríes pero se podían ver gratis, teníamos que haberle hecho caso a Pingüino…El problema es que preguntamos por la empresa de 100%AVENTURA y nadie supo o no quiso indicarnos dónde se encontraba.

Decidimos ir a tomar algo a Santa Elena. Por el camino encontramos un Banco Nacional y aprovechamos para cambiar 200€ más, pues en Costa Rica el dinero dura poco en la cartera...

Tomamos algo en el Tree House, que es un bar de dos plantas que cuenta con un enorme árbol en el centro. El sitio es bastante bonito gracias a este árbol. Pelayo tomó dos cervezas Imperiales y yo un jugo de maracuyá (5.000 colones/7'5€). Crítica en Tripadvisor: www.tripadvisor.es/Sho...renas.html


Entrada del Tree House

Después cogimos dos taxis para volver al hotel, nosotros fuimos con los vascos, que resulta que están alojados en el hotel que hay al lado del nuestro. Quedamos con ellos en que vendrían a cenar con nosotros a las 19h. Cuando llegué fui a buscar la colada que había dejado por la mañana (4 sujetadores y 3 camisetas) y me cobraron 10$, qué ladrones, empezamos a estar muy hartos de tanta estafa diaria…

Dejamos las mochilas en el cuarto y Pela y yo marchamos a dar un paseo por los alrededores del hotel con el fin de ver un poco de fauna y flora. Vimos muchos pájaros y alguna que otra luciérnaga. También aprovechamos para ver el atardecer, muy bonito, pues el hotel está en lo alto de una colina y había unas bonitas vistas del valle. Mucho má bonito este paseo que el de Selvatura, y más genuino (pues allí están todos los senderos marcados y yo creo que con el paso de tanta gente no queda ni un sólo animal).

Se nota que estamos en temporada baja, pues no hay nadie alojado en el otro edificio que tiene el hotel en lo alto de la colina (más nuevo pero está en el quinto pino de ninguna parte). En cuanto empezó a anochecer salimos del bosque y volvimos al hotel por precaución, a pesar de llevar los frontales.

Aproveché para dormir una media hora y ducharme. A las 19h bajamos al comedor de nuestro hotel para cenar con el resto. Por el camino vimos un armadillo, un agutí, un pájaro bobo, etc. La verdad es que alrededor de los bungalós hay infinidad de animales, imagino que acuden a la basura y al olor de la comida. Ya nos esperaban en el comedor Nerea y Jagobe. Tomamos unas cervezas los cuatro en la cafetería del hotel mientras esperamos a que bajasen Noemí y Dani.


Nachos

Para cenar pedimos de primero Nachos con pollo, queso, tomate, aguacate y crema de frijoles. De segundo tomamos una pizza de jamón y hongos. Para beber un agua, dos cervezas y un café, pagando por todo 14.000 colones/25€. He de decir que las pizzas están muy buenas y es que tienen horno propio. Tras una larga sobremesa nos despedimos de los vascos, pues al día siguiente salían en dirección a Guanacaste. Nos fuimos para el cuarto y nos acostamos pronto. Esa noche nos despertó el ruido de un bicho que anduvo rondando nuestro bungaló, incluso salimos del cuarto para ver si veíamos algo pero no llegamos a tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario