martes, 17 de febrero de 2015

DIARIO DE COSTA RICA, DÍA 4: Tortuguero-Caribe Sur

SÁBADO 27 DE SEPTIEMBRE 2014

Nos despertamos sobre las 6:30 y sin despertador así que nos vestimos y a las 7 ya estábamos desayunando (hora a la que abre el comedor). Tomé revuelto, jamón frito, pancakes, café, fruta, etc. Había una chica con un fuego que preparaba los huevos en el momento.

Volvimos para el cuarto y preparamos las maletas para a continuación hacer el check out en recepción. Pagamos las bebidas que teníamos pendientes: 3 cervezas (4$) y una piña colada (7$), en total 10.450 colones/17 euros.

La crítica del Hotel Pachira Lodge en TripAdvisor es la siguiente: www.tripadvisor.es/Sho...RATES_CONT 

Sobre las 9:15 salimos en barco desde el embarcadero del hotel con todas las maletas. El viaje por los canales de Tortuguero hasta tierra firme duró bastante pero fue ameno porque fuimos hablando con Alberto e Inés, una pareja muy maja de Benidorm. Una vez llegados al destino nos subimos a un gran autobús y pusieron rumbo al Restaurante El Ceibo. Antes tuve que ir al baño en el único bar que hay en el embarcadero, cosa que me costó varios colones, por supuesto, aunque no recuerdo la cantidad exacta.

Comiendo en el Ceibo: Pela, Dani, Noemi, María, 
Jordi, Víctor, Inés y Alberto

Llegamos al Ceibo sobre las 12 y comimos allí: pasta, pollo en salsa y verdura, con macedonia de postre. La comida aquí es bastante normalita, por no decir mala… Aquí tenéis la crítica en TripAdvisor: www.tripadvisor.es/Sho...ml#REVIEWS 

En el Ceibo nos recogió Carlos, un conductor muy majo, que nos tenía que llevar a la provincia de Limón, en el Caribe Sur. Antes nos despedimos de la gran parte del grupo, pues cada uno continuaba el viaje hacia distintos puntos en sus respectivos minibuses. Con nosotros vinieron la pareja mayor de Manresa (María y Jordi), dos parejas de vascos y una de dominicanos. Yo me dormí una gran parte del viaje mientras Pelayo, que iba de copiloto, charlaba con Carlos. 

Los últimos en bajarnos fuimos los de Manresa y nosotros, que teníamos el mismo hotel, el Villas del Caribe. Nuestra habitación está en la segunda y última planta, con vistas al mar y a la densa vegetación que hay antes de que empiece la playa. El cuarto es bonito, con sofá, cama grande, nevera, TV, aire acondicionado, caja fuerte y una terraza con hamaca. Dejamos las cosas en el cuarto y salimos a dar una vuelta. Queríamos bañarnos en el mar Caribe pero había mucho coral en la entrada de la playa así que tuvimos que caminar un poco por la orilla hasta que encontramos un trozo de arena. El agua estaba muy caliente, demasiado, pero el paisaje era precioso. Cogimos varios corales de recuerdo.

Playa en el Caribe Sur 

Pedimos a una pareja que pasaba por allí que nos hiciesen una foto cuando empezó a oscurecer, pues el paisaje con palmeras y la luna de fondo era maravilloso. Nos pusimos a hablar con ellos y resulta que eran costarricenses, se llamaban Billy y Wendy. Estaban en el Caribe también de vacaciones, pues viven en San José. Tras un largo rato de conversación, como eran muy simpáticos y conectamos enseguida, quedamos con ellos para cenar sobre las 20h en la puerta de nuestro hotel, pues ellos disponían de vehículo particular.

Nos duchamos, nos vestimos y como nos sobraba algo de tiempo nos tomamos unas cervezas en la cafetería del hotel. Allí nos encontramos con Jordi y María, con los que charlamos un rato. Ellos habían decidido quedarse a cenar en el hotel.


Cena en el Koki Beach


A las 20h aparecieron puntuales Billy y Wendy, subimos al coche y pusimos rumbo a Puerto Viejo. Aparcamos y dimos una vuelta. Resulta que ellos llevaban saliendo desde hacía muy poco tiempo pero él, por su trabajo, tenía que viajar constantemente a Méjico y otros destinos bastante lejos, así que se veían poco. Era llamativo que, siendo del mismo país, ella fuera rubia, blanca de piel y de ojos claros, y él era muy moreno con rasgos de indígena. 

Resulta que Puerto Viejo estaba en fiestas esos días y había verbena, chiringuitos, atracciones, incluso una plaza de toros transportable.

Cenamos en un restaurante que nos llamó la atención desde la calle por las lucecitas y lo bonito que era, el Koki Beach. Tenía terrazas a varias alturas, abierto prácticamente todo al cielo estrellado y además había por las paredes varios cuadros originales muy bonitos. Los camareros eran muy amables y venían a menudo a preguntarnos si necesitábamos algo. 

Pedimos de primero para compartir “guacamole con plátanos frito” y “ceviche de corvina”. De segundo Pelayo pidió “corvina en salsa de curry y coco”, yo “camarones en salsa caribeña”. Estaba todo muy bueno. Para beber cervezas para los chicos y jugos de sandía y piña para las chicas. Acabamos tan llenos que no pudimos pedir postre. Cada pareja pagó 29.175 colones/54€. Aquí está la crítica que hice en TripAdvisor del restaurante Koki Beach:www.tripadvisor.es/Sho...ml#REVIEWS 

Tras la cena dimos una vuelta por la verbena, en donde había mucha gente fumando marihuana y otros tantos vendiéndola. Bailamos un rato en un chinabo, como dicen ellos (chiringuito).

Billy, Pela, yo y Wendy brindando

Luego tomamos algo en un local más tranquilo, Pela una cerveza y yo un Paradise punch (piña, melón y no recuerdo qué más). Volvimos sobre las 23 al hotel, en donde nos dejaron con su coche. Nos despedimos ya de nuestros nuevos y amables amigos, pues al día siguiente ellos volvían para su casa, y quedamos en vernos en San José tras nuestro tour por el país. 

Al final para el día siguiente no habíamos contratado ninguna excursión, pues todo lo que nos ofrecían en nuestro hotel nos parecía un auténtico robo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario