martes, 17 de febrero de 2015

DIARIO DE COSTA RICA, DÍA 1: llegada a San José


MIÉRCOLES 24 DE SEPTIEMBRE 2014

Decidimos que las vacaciones del año 2014 fuesen a Costa Rica porque mi pareja, Pelayo, es un enamorado de la naturaleza y por tanto era un destino al que quería ir desde hace mucho tiempo. Todo cuadró a la perfección cuando vimos una oferta en LOGITRAVEL que nos gustó así que nos decidimos. Incluía vuelos Madrid-San José directo del 24 de septiembre al 7 de octubre, hotel con desayuno para los 15 días, todos los traslados (pues era una ruta en la que cada 2-3 días cambiábamos de localidad), y la pensión completa durante los días de estancia en Tortuguero, todo por 1658€/persona. Estábamos en agosto y lo compramos para Septiembre-Octubre, época de lluvias (por eso bajaban los precios).

Pedimos información y un operador se puso en contacto rápidamente con nosotros. Nos marcó unas fechas en las que debíamos de hacer el pago para no perder la reserva y además nos incluyó los vuelos Coruña-Madrid y vuelta por poquísimo más, lo que nos facilitaba la tarea enormemente y ahorrábamos tiempo. Hicimos el pago, recibiendo poco después la confirmación de la reserva y más detalles del viaje. Tuvimos que mandarle las fotocopias de los pasaportes para que nos comprasen el billete y poco más. En una semana o menos tuvimos todo solucionado. El precio en la época en la que íbamos nosotros era más barato porque es la estación de lluvias.


He de decir que antes de decantarnos por este destino nos informamos, como siempre, un poco sobre el país. Leímos que Costa Rica posee una de las democracias más consolidadas de América, además de haber eliminado el Ejército en 1948. Se trata de uno de los países más seguros de América Latina, sólo superado por Chile y Uruguay. Ocupa el primer lugar en el Índice del Planeta Feliz y está acuñado como el más verde del mundo. 


Tienen un territorio muy montañoso, con 1290 km de costa, con una posición estratégica para poseer una gran diversidad biológica. Costa Rica abarca el 0.03% de la superficie terrestre mundial pero posee el 6% de la biodiversidad del planeta (siendo el país del mundo con mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado). Casi el 50% del país está cubierto de vegetación, contando con más de 10.000 especies de plantas, más de 200 de mamíferos (puma, jaguar, venado, monos, armadillos, etc), más de 800 de aves (quetzal, colibríes, yigüirro que es el ave nacional, etc), casi 200 de anfibios, casi 300 de reptiles y 130 de peces de agua dulce. Hay más de 1000 especies de orquídeas, principalmente en la región de Monteverde. Además son famosas sus playas, aunque nosotros no somos muy playeros. Desde el punto de vista arqueológico se quedaba un poco corto, nada que ver con Perú, a donde habíamos viajado el año anterior.


Comenzamos nuestro viaje olvidándonos en casa los bocadillos que habíamos preparado para el día de salida...Mala cosa. Por supuesto filmamos las maletas, cosa que hacemos siempre que volamos fuera. 

El vuelo hacia Madrid salió bastante puntual (9:30) y nos pasó rápido, pues dormimos casi todo el tiempo. Una vez en Barajas ya no tuvimos ni que cambiar de terminal, al pertenecer ambos a la de Iberia.


A las 10:20 embarcamos en el segundo avión, un Airbus 360 bastante antiguo que nos llevaría directamente a San José. Al rato nos dieron de comer: de primero ensalada, de segundo pollo al chilindrón, bastante bueno, y bizcocho de postre. 


Había sólo unas tres o cuatro teles comunes en todo el pasillo para ver las películas, utilizando unos auriculares, por supuesto; vi “Grace” a medias, pues me dormí a ratos, y luego “Juntos y revueltos”, comedia romántica que sí vi entera. También hice sudokus y dormí un rato. Al rato nos dieron la merienda (un sándwich de queso y jamón), y más tarde cena fría (bocadillo de queso y jamón, un kit-kat, dos palmeritas, un yogur). 


El trayecto no llegó a las supuestas 11 horas debido a que había viento de cola, así que aterrizamos en San José sobre las 13:15h. Allí había un montón de gente en la puerta que ofrecía a gritos taxis, hoteles, excursiones, etc. Al rato se nos acercaron dos hombres (uno mayor de bigote y pelo blanco, otro moreno de pelo largo) y resultaron ser ellos los que tenían que recogernos, pero tuvimos un momento de duda, pues yo no sabía el nombre de la Agencia en Costa Rica, ya que el viaje lo había comprado en Logitravel y tampoco nos habían informado de quién tenía que venir a buscarnos exactamente. La Agencia se llamaba Traveltino-Viajes sin fronteras. El grupo era de 14 españoles, que fueron llegando poco a poco. Cuando estuvimos todos llamaron al conductor del minibús, que tardó un poco en aparecer.


El señor de pelo largo oscuro se encargó de subir las maletas al bus y luego nos pidió una propina pero no le dimos nada porque sólo llevábamos billetes de euros, el de mínimo valor era de 20 y nos parecía demasiado. Esto era el primer indicio de lo que nos íbamos a encontrar...

Nosotros llevamos todo el dinero en euros y fuimos cambiando a colones poco a poco en Costa Rica, a medida que íbamos necesitando. Sin embargo había gente que traía dólares americanos ya cambiados desde España, pues los aceptan en todos lados. El guía nos dio los primeros consejos para no tener problemas en el país (cambiar en los bancos y no en las casas de cambio, tipo de corriente eléctrica, etc.).


Nos dejaron en el Hotel Balmoral, que estaba en pleno centro de San José, en la Avenida Central. Lo que vimos de la ciudad durante el trayecto de autobús no nos cautivó. Dejamos las maletas en el cuarto 412, que estaba bastante bien, y salimos a la calle para cambiar dinero. 


Los bancos cierran sobre las 15:30 pero hay alguno, en grandes núcleos, que aguanta hasta las 18h y menos mal porque llegamos con poco tiempo de margen. Cambiamos 200 euros en Scotiabank y vimos los primeros billetes y monedas costarricenses. Nos dieron 137.570 colones (cambio: 1euro=687.85 colones). Los billetes son preciosos, tienen fauna y flora típica del país: tiburón toro, monos de cara blanca, perezosos, venados, etc.


Billetes

Cuando salimos del banco llovía a cántaros así que entramos en el Museo del oro precolombino, que estaba justo enfrente. Resulta que le faltaban 15 minutos para cerrar, pues aquí en cuanto dan las 17-18h ya no hay prácticamente nada funcionando, así que no pudimos entrar. El guardia nos recomendó, sin embargo, algún sitio para tomar el famoso café de Costa Rica (Spoon) y para cenar (Restaurante Rostipollos).


Nos dimos un paseo por la Avenida Central, a pesar de que llovía ligeramente, y Pela tuvo que comprar un impermeable ya que llevaba el mío de la Universidad de Santiago y calaba, estaba muy gastado por el paso de los años. Entramos en una de las numerosas tiendas de deportes que había por el centro y compró un Adidas, lo malo es que no tenían ninguno con capucha (14.300 colones/21 euros). Llegamos hasta el Mercado Central de Abastos, en donde nos dimos una vuelta por sus oscuros pasillos.

Mercado Central


Visitamos el Teatro Nacional, construido en el siglo XIX, de estilo Neoclásico (y que a mí me recuerda muchísimo a la Biblioteca Nacional de Madrid). Para su construcción se utilizaron maderas preciosas, mármol, oro, vidrios franceses, etc. Se puede visitar pagando sobre 3.500/5€ colones pero según María y Jordi, los catalanes de Manresa que conoceríamos más adelante, no merece la pena porque se va sin guía y lo único en que consiste la visita es en ver la sala principal, vamos, que era un timo. Dentro del recinto, justo en la entrada, hay una tienda de souvenirs y una cafetería. Como llovía entramos a la cafetería, que es muy bohemia y bonita (y no cobran por entrar). Coincidió que había una exposición de cuadros muy coloridos de una artista llamada Rosi Garita. Pedimos un café moka Pelayo y un zumo natural de piña y coco (llamado Tortuguero) yo (3999.98 colones=casi 6 euros).


Teatro Principal

Después fuimos a cenar al Rostipollos que hay entre el teatro y nuestro hotel. Pedimos una Cestita de Méjico (buenísima: crujiente que llevaba en su interior pasta de frijoles, aguacate, tomate, pollo) y un Casadito del día (pollo, picadillo de novios, frijoles, aguacate, etc.). De postre platanitos fritos y para beber té frío y horchata (7.495 colones=11 euros, muy buen precio). Aquí está la crítica de Tripadvisor: www.tripadvisor.es/Sho...ml#REVIEWS 


Cena en el Rostipollos

Volvimos al hotel y nos acostamos sobre las 22h, pues estábamos bastante cansados del viaje y al día siguiente había que madrugar para salir en bus hacia Tortuguero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario