martes, 27 de enero de 2015

DÍA 3 DIARIO DE ANDORRA: llegada a Pas de la Casa.

DOMINGO 4 ENERO 2015

Nos levantamos sobre las 9 pero Óscar ya se había marchado de casa por lo del torneo. Nos preparamos el desayuno y al poco se levantaron Katya y Sara. Cerramos las maletas y estuvimos esperando sentados en el salón un rato a ver si salían de la ducha. Al final les tocamos en la puerta y les dijimos que marchábamos así que salieron al poco. Nos despedimos de ellas y marchamos en dirección a Andorra.

Cuando llevábamos 5 minutos en el coche nos llamó Óscar diciendo que acababa de llegar a casa, así que no pudimos despedirnos de él por los pelos… De haberlo sabido hubiésemos esperado uno poco más.

Ya no paramos hasta Cataluña, en donde llenamos el depósito. Comimos por el camino los bocadillos que nos habían sobrado del día anterior y llegamos a Pas sobre las 18 h, cuando ya empezaba a oscurecer. Nos costó encontrar la entrada del hotel Parma, pues estaba en la calle paralela de donde estaba el cartel con el nombre.

Hicimos el check-in con un chaval muy majo que se llamaba Emilio quien además nos entregó los forfaits (a pesar de habernos olvidados los vales impresos en casa…). Nos dio el cuarto 308, abuhardillado, pequeñín pero con armario y baño completo (bidet incluido). Además, fuera de cada habitación, hay un pequeño armario que podemos usar como guardaesquíes (sólo hay que dejar una fianza de 10€ por la llave que te devuelven el último día). Hacía mucho calor en el hotel, pues estaba la calefacción a tope.

Habitación del hotel Parma 

Emilio nos explicó las opciones que había para aparcar el coche en Pas:

-aparcarlo en la calle, que es todo zona azul (en Andorra no hay ningún aparcamiento gratis) y sale sobre 8 euros al día. Hay que sacar el ticket en el parkímetro con el máximo de tiempo y poner el papel a la vista.

-aparcarlo en un parking privado, que cada uno tiene su precio (siempre un poco más caro que dejarlo en la calle, claro está). De las opciones que nos dio nos quedamos con el parking que hay enfrente del centro comercial Pyrinées, justo a la salida de Pas, pues es cubierto y sale a 10€ al día (por dos euros más creo que merece la pena). Así que allí quedó el coche toda la semana.

Ojo con aparcar en donde haya mucha nieve, pues la guardia urbana se lleva los coches para limpiar el exceso (y luego hay que pagar la estancia en el depósito); de hecho seguramente escucharéis los coches de la guardia que pasan avisando por megafonía que se retiren los vehículos de una zona concreta para proceder a la retirada de la nieve y el hielo. La verdad es que yo casi me mato en varios pasos de cebra por culpa del hielo...

Dejamos todo colocado y nos fuimos a dar una pequeña vuelta, pues el pueblo es muy pequeñín. Cenamos una enorme hamburguesa en el Burguer King con un helado cada uno de postre (20€). Al salir hacía tanto frío que volvimos directos al hotel, además empezaba el Dakar ese mismo día y queríamos ver el resumen en Teledeporte.

Pasamos bastante mala noche, sobre todo Pelayo, con una digestión muy pesada, seguramente por culpa de la hamburguesota que nos metimos, ya no tenemos el cuerpo preparado para este tipo de comida…Yo además había bebido agua del grifo y al parecer no se debe de hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario