martes, 27 de enero de 2015

DÍA 9 DIARIO DE ANDORRA: último día de esquí y vuelta a Logroño

SÁBADO 10 ENERO 2015

Nos levantamos a las 8 para aprovechar un poco más la mañana, desayunamos y nos fuimos para la estación. Nos despedimos ya de Arturo porque no lo íbamos a ver a la vuelta. Disfrutamos mucho nuestra última mañana de esquí. No nos alejamos mucho de Pas porque a las 13 queríamos estar en el cuarto.

Se notaba que era sábado, pues había muchísima gente y la nieve estaba más pisada que el resto de la semana. Además había mogollón de maleducados que se intentaban colar en el telesilla y que te adelantaban sin ningún cuidado.

Volvimos para el hotel antes de las 13h. Compramos de camino otra botella de Jack Daniels en una tienda que había enfrente del hotel, esta vez con dos vasos de cristal de regalo (y por el mismo precio, 16€). He de decir que la tienda estaba llena de franceses que se intentaban colar y empujaban a todo el mundo (imagino que vienen los fines de semana a hacer compras, como los gallegos vamos a menudo a Portugal).

Nos duchamos, recogimos las cosas y cerramos las maletas. Yo aproveché para comer una lata de atún. Nos despedimos de Emilio y Sandra, que estaban en la recepción, y les agradecimos el gran trato recibido a lo largo de toda la semana. Al final salimos del hotel sobre las 13-13:30.

Pelayo condujo hasta Logroño, parando sólo a echar gasolina antes de salir de Andorra, pues es más barata que en España. Al lado de la gasolinera había un McDonalds así que le sugerí parar a comer una hamburguesa, cosa que aceptó. Me subí en el coche y en el último minuto no paró porque decidió que no quería arriesgarse a que le sentara mal. Total, que sobre las 16h, cuando yo necesitaba imperiosamente ir al baño, me paró por fin en una gasolinera. Era tan cutre que apenas tenía nada de comer así que cogí unas papas fritas y una palmera de chocolate así que eso fue lo que comimos durante el viaje. Ya no volvimos a parar más hasta que llegamos a casa de Óscar, que estaba sólo con Sara, su niña. El que estaba enfermo ahora era Óscar, que tenía la garganta criando virulos.

Star film café de Logroño

Yo me hice un sándwich nada más llegar y Pelayo se bebió una cerveza, casi me mata de hambre…Luego fuimos a tomar algo al bar de Rober, el Star Film Café y allí apareció al poco Katya. Al volver a casa preparamos la cena y estuvimos un buen rato de sobremesa contándoles de la semana de esquí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario