martes, 27 de enero de 2015

DÍA 4 DIARIO DE ANDORRA: primer día de esquí.

LUNES 5 ENERO 2015

Nos levantamos sobre las 9 y bajamos a desayunar. El comedor estaba lleno de gente. El desayuno era tipo buffet con comida salada, dulces, etc. Yo tomé bacon, revuelto, baked beans, donuts, zumo, croissant relleno de queso y jamón York, etc.

Grandvalira

Tras el desayuno nos vestimos y nos fuimos para la estación cargando con los snowboards, lo que nos llevó 5 minutos.

Una vez allí contratamos el seguro de accidentes, que son 4’10€/día y persona, por si nos pasaba algo, por lo que nos hicieron unos forfaits nuevos (con nombre, apellidos y seguro visible). Vimos que el forfait para adulto de día completo en Grandvalira sale a 45€, una pastizarra vamos.

Chiringuito en donde tomamos algo

Bajamos primero por las pistas de Pas de la Casa unas cuantas veces para familiarizarnos con la nieve después de dos años sin verla y la verdad que nos fue mejor de lo que esperábamos. Después fuimos para la parte de Grau Roig y luego a Soldeu-El Tarter. En esta zona sólo hicimos una bajada, pues estaba muy a la sombra y había zonas heladas. Sobre las 14h paramos para beber algo en uno de los chiringuitos de Grau Roig (dos Aquarius 5’80€). Hacía muy buen día así que nos sentamos en las mesas de madera que había en el exterior.

Sobre las 15h volvimos hacia Pas. Yo tuve un golpe bastante fuerte en la rodilla que me jorobó un poco gran parte de la jornada. Pela estuvo regular del estómago por culpa de la cena. Sin embargo, a pesar de los males, pasamos muy buen día de esquí, pues el tiempo fue estupendo y la nieve bastante aceptable (a pesar de hacer bastantes días que no nevaba, con alguna que otra placa de hielo).

Sobre las 15:30-16 el sol bajó rápidamente y daba sombra en gran parte de la estación por lo que hacía mucho frío y había que tener cuidado con el hielo. Dimos por terminada entonces la jornada y nos tomamos algo en el chiringuito que hay en Pas, justo encima de las taquillas de venta. Como no había cerveza pedimos dos refrescos otra vez.

Volvemos tras el descanso

De vuelta hacia el hotel paramos en una farmacia para comprar Thrombocid para mi rodilla. Por curiosidad pregunté cuánto costaba la crema que uso para la cara, que se llama Boreade, y resulta que estaba 4€ más barata que en España así que me llevé todo lo que les quedaba, que era sólo un bote…qué pena. También cogí un stick para los granos que por un lado lleva un líquido que los seca y por el otro maquillaje para taparlos que me había recomendado mi dermatólogo.

 
Cena buffet en el Hotel Parma

Ya en la misma calle del hotel se me cayó una de las fijaciones del snow, perdiendo los topes de la misma, sólo encontramos el tornillo porque lo oímos caer. Yo subí para el hotel con las tablas de los dos y Pelayo deshizo el camino para ver si los encontraba. Al llegar al cuarto vi que los topes se habían caído, con suerte, dentro de mi casco. Intenté llamar a Pelayo o mandarle un SMS pero en Andorra no funcionaban nuestros móviles. El pobre llegó a la media hora con las manos vacías…Yo durante ese tiempo aproveché para ducharme y comer algo de lo que aún nos había sobrado del viaje. Pelayo también se duchó y dormimos un poco de siesta, pues estábamos reventados.

Apartado de carnes

Bajamos a cenar sobre las 19:45 (la cena empieza a las 19:30, lo que nos pareció al principio muy pronto, pero luego con el hambre y el cansancio con el que llegábamos hasta nos parecía tarde…). La cena era también tipo buffet con un apartado de ensaladas, otro de carnes y otro con cosas variadas (verdura, pasta, nuggets, etc.). Yo me hice una ensalada con espárragos y luego cogí un pincho moruno, dos rollitos de primavera y un trozo de pescado frito. De postre un yogur. La bebida de las cenas no estaba incluida, como ya dije antes. Pedimos una botella de agua con gas (3’5€).

Tras la cena dimos un pequeño paseo por Pas de la Casa, aprovechando para entrar en un súper. Resulta que era portugués y estaba muy bien de precio. Además de una botella grande de agua para tener en el cuarto (pues el agua del grifo no se debe de beber, os lo aseguro) cogimos dos latas que vimos ya listas para beber de whiskey Jack Daniels con Coca-cola. Yo pensé que iban a estar muy dulces pero no, la verdad es que estaban bastante buenas. También aprovechamos para comprar factor solar en una farmacia, pues nos había dado bien el sol en la cara y no queríamos quemarnos.

Una vez en el cuarto Pelayo apretó las fijaciones de mi tabla con un destornillador que le dejaron en la recepción del hotel. Vimos la segunda etapa del Dakar y a dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario