martes, 23 de diciembre de 2014

DIARIO LONDRES. Día 4: Spitafields, Brik Lane, Tower Bridge, National Gallery

DOMINGO 23 NOVIEMBRE 2014

                Nos levantamos a las 8, para variar, y tras ducha/desayuno/baño marchamos los cuatro caminando hacia el Mercado de Spitafields, pues está muy cerca del piso de mi hermana. Al parecer se celebra sólo los domingos.

Mercado de Spitafields
            
    Menos mal que el mercadillo es a cubierto porque no paró de llover en todo el día. Había puestos de ropa, joyas, comida, etc. Yo compré un libro por 1’5 libras. Comentario en Tripadvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g186338-d187543-r242900998-Old_Spitalfields_Market-London_England.html#REVIEWS

Desde allí continuamos a pie hasta Brik Lane. Allí había otros mercadillos cubiertos. Sobre las 12 decidimos comer algo, pues mi cuñado entraba pronto a trabajar. Aprovechamos que había un montón de puestos de comida de todo el mundo, un lugar verdaderamente genial. Ellos tres cogieron un burrito cada uno en un puesto de comida mejicana (5 libras cada burrito), sin embargo yo me decanté por un plato combinado vegetariano de comida etíope que tenía una pinta estupenda (6 libras el plato y 1 libra la botella de agua). Comentario del mercado en Tripadvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g186338-d187544-r242669836-Brick_Lane-London_England.html#REVIEWS 

Mercado de Brik lane

Cogimos la comida y nos sentamos en unas mesas que había en la plaza que hay en una de las entradas, menos mal que estaban bajo una carpa…Estaba todo riquísimo, me encantó la comida etíope: llevaba tres tipos distintos de lentejas pero había unas verdes que parecían mantequilla de cremosas que estaban geniales. Además incluía varias cremas, verduras, couscous, garbanzos, etc.
 
Tras la comida entramos en un local a tomar un café llamado The Big Chill Bar. Era muy moderno pero el café nos lo sirvieron casi frío, en tazas desconchadas y todas manchadas por fuera de café, o sea, que no lo recomiendo. Pagamos 9 libras. El camarero, italiano, era muy guay pero majete. Comentario en Tripadvisor: http://www.tripadvisor.es/ShowUserReviews-g186338-d1420430-r242903218-The_Big_Chill_Bar-London_England.html#REVIEWS

Mi cuñado se marchó y nosotros cogimos el metro hasta la catedral de Saint Paul, cuya entrada es gratuita pero no se pueden sacar fotos. Al parecer es la cúpula más grande del mundo tras la del Vaticano. Dimos una pequeña vuelta por dentro pero iba a celebrarse un concierto así que estaba la parte del altar cerrada. Desde un lateral de la catedral cogimos el bus número 15 hasta la Torre de Londres.

Catedral de Saint Paul

Una vez allí dimos un paseo por los alrededores y cruzamos el Tower Bridge, que es bien bonito. Sin embargo al otro lado del río no pasaba ningún bus hacia el centro así que tuvimos que volver a cruzar el puente hacia la Torre de Londres. No paraba de llover, yo tenía las botas encharcadas y Pelayo el abrigo calado…

Tower Bridge

Cogimos el bus número 15 otra vez, esta vez hasta Trafalgar Square. Allí entramos en la National Gallery. Es enorme así que vimos unas cuantas salas, a mí lo que más me gustó fueron los impresionistas.
Un baño en Asnières de Seurat

Salimos sobre las 17h del museo en dirección al Primark, pues me cansé de tener los pies mojados así que me compré unas katiuskas y unos calcetines. Ya no solté estas botas en toda la semana, qué maravilla. Tuve que coger las únicas que quedaban de mi talla, rosas salmón, que no me agradaban mucho pero no había otra opción. Me costaron 12 libras. Pelayo nos regaló un par de calcetines a mí y un par de guantes a mi hermana.

En la puerta de la tienda cogimos el bus 55, que nos dejó en Old Street. Allí habíamos quedado con Anita, concretamente en el pub preferido de mi cuñado, el “The masked haunt”. Nos tomamos tres rondas de cervezas/sidras  y discutimos mil cosas: política, corrupción, leyes, etc. Además pedimos unos nachos para picar algo (16’74 libras).


Estuvimos de rollo hasta las 23 y de ahí marchamos para casa, despidiéndonos de Anita. Preparamos la cena, esta vez entrecots de España que le había traído un amigo a mi cuñado. Contábamos con que llegase a casa sobre las 23 pero no aparecía. Resulta que se quedó dormido en el metro y se pasó la parada de casa así que llegó sobre las 24:30.

No hay comentarios:

Publicar un comentario