viernes, 26 de diciembre de 2014

DIARIO CHINA. Día 3: Ciudad Prohibida, Palacio de Verano, Parque Olímpico

Nos levantamos a las 6.30 de la mañana y la verdad que mereció la pena por el magnífico desayuno que sirve este hotel. Había varios cocineros preparando comida china en el momento, pero también había alimentos occidentales. Pelayo tomó una sopa recién hecha con noodles, buenísima, y que al parecer es el desayuno típico en China. Yo cogí verdura, salchichas, zumos naturales, noodles, dumplings, croissants, etc., no daba abasto, quería probar todo porque tenía una pinta...Nunca estaremos en un hotel mejor...

Chou nos recogi
ó a las 8.00 (era hiperpuntual) y partimos junto con el resto de españoles, en total 22, a la Plaza de Tian’anmen. Está preciosa, pues el 1 de Julio celebran el 90 aniversario del Partido Comunista. Hay grandes medidas de seguridad, de hecho vimos 4 o 5 (o más) cámaras de seguridad en cada farola. Por fin estábamos en la plaza que tantas veces habíamos visto por la TV...


Monumento por el aniversario del Partido Comunista

 Su nombre, 天安门广场, significa Plaza de la Puerta de la Paz Celestial, símbolo de la nueva China. Se trata del centro geográfico y político de la ciudad y puede presumir de ser la plaza más grande del mundo (880x500m). Se pretendió una gran explanada para realizar actos masivos, al estilo de la Plaza Roja de Moscú, y lo consiguieron.

Est
á flanqueada por:
- la puerta Sur de la Ciudad Prohibida
- el Museo Nacional de Historia y de la Revoluci
ón
- el Gran Palacio del Pueblo, sede de la Asamblea Popular Nacional
- el Mausoleo de Mao Zedong
- el Gran Teatro Nacional de China est
á muy próximo también.

En esta plaza proclam
ó Mao la República Popular China en 1949 pero su episodio más dramático fue la conocida revuelta estudiantil de 1989. Hoy en día se multa al que escupa o ensucie la plaza (y ya digo que hay miles de cámaras que controlan todos los movimientos).


Plaza

En ella se encuentra también el Monumento a los Héroes, un gran obelisco de 38 metros de altura, que recuerda a los muertos en la lucha revolucionaria. También había un símbolo comunista bien grande, recordando el 90 aniversario.

Nos hicimos un mont
ón de fotos y luego cruzamos por el subterráneo hacia la entrada de la Ciudad Prohibida. Chou nos explicó que hay 7 puentes de entrada para atravesar el foso: uno de mármol decorado con dragones para el emperador y, a sus lados, dos para los príncipes, dos para altos funcionarios y dos para soldados, sirvientes y demás. Estos seis están decorados sólo con lotos. Esto representa el sistema feudal.

Al entrar hay unas puertas rojas con incrustaciones de metal, siempre de 9 en 9, pues es el número del Emperador. Hay que tocar 9 para obtener buena suerte (los chinos son muy supersticiosos, ya lo veréis). El palacio tenía 9.999 habitaciones. Los tejados están todos pintados de amarillo, que es el color imperial. Nadie más que el emperador podía llevar vestidos de color amarillo en aquella época.


Excursiones de niños, muy abundantes

La Ciudad P
úrpura Prohibida, 紫禁城, fue el palacio imperial desde la Dinastía Ming hasta la Qing. Fue residencia del emperador durante más de 500 años, así como centro ceremonial y político. Se construyó en el s. XV (tardaron 14 años y se necesitó más de un millón de obreros) y consta de 980 edificios. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987 y está registrada como la mayor colección de estructuras de madera que se conserva en el mundo. Nadie podía entrar o salir del palacio sin el permiso del emperador, de ahí que se llamase prohibida.
Ciudad Prohibida

Dentro de las construcciones hay algunos objetos históricos de las dinastías que por allí pasaron (24 emperadores de las dinastías Ming, 1368-1644, y Qing, 1644-1911), pero la mayoría se encuentran en los museos. El Palacio Imperial dejó de ser el centro político de China cuando, en 1912, abdicó el último emperador de China, Puyi. Las construcciones más impresionantes son el Salón de la Armonía Suprema, el Salón de la Armonía Central y el Salón de la Armonía Conservada (los nombres de las cosas aquí son de aúpa...).


Ciudad Prohibida

El palacio es bonito pero es tan inmenso que la visita se hace un poco pesada. Reconoceréis varios patios de las películas. Finalmente vimos unos jardines que están en el interior y marchamos a comer. Nos llevaron a un restaurante de lujo, según Chou, en el que sirvieron numerosos platos distintos en una mesa giratoria para facilitar que todos probáramos de todo. El menú fue: sopa, pollo agridulce, arroz, tallarines, tofu, verdura, etc. y de postre fruta. En china no suelen tomar de postre otra cosa que no sea fruta. He de decir que me gusta el sistema de la mesa giratoria, pero no es apto para tanta gente, pues cada uno quería girarla en un sentido distinto y era difícil decidirse.


Comida china en mesa giratoria

Por la tarde vimos el Palacio de Verano,
颐和园, que es un parque considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1998. Se encuentra a orillas del lago Kinming, que es artificial, y está prohibido bañarse en él. El lago tiene forma de melocotón, pues es una fruta que representa la longevidad. Fue construido en 1750 por el emperador Qianlong, de la dinastía Qing. Hay muchas construcciones: residencias, pagodas, pasillos, muelles, puertas, etc. Fue concebido para ocio exclusivo del Emperador y su familia pero hoy en día es lugar de recreo para el público en general que está muy bien.


Gran corredor

Lago

Destaca el Gran Corredor, un pasillo techado de m
ás de 750 m de longitud, construido por orden de la emperatriz para poder moverse por el parque sin preocuparse del clima. Está decorado con más de 14.000 pinturas con escenas de la historia de China, dividido en cuatro partes, una por cada estación del año.


Barquitos en el lago

En lo alto de la Colina de la Longevidad est
á la Pagoda del buda Fragante. En uno de los muelles se encuentra el Barco de Mármol, usado por la emperatriz para sus fiestas (muy criticada su construcción en su momento).


Paisajes del bonito parque

Dos de las chicas de la excursi
ón compraron sendos abanicos a una vendedora ambulante, estando en el Palacio de Verano, y las timaron al devolverles rublos rusos que ya no son de curso legal en vez de yuanes. Chou ya nos había avisado y yo os lo recuerdo también, ojo con los vendedores ambulantes, que te meten billetes falsos e incluso de otro país, como fue este caso.


Barco en el que dimos una vuelta por el lago

Dimos un paseo en un barco por el lago (10Y que tuvimos que pagar a mayores, no incluidos en la visita), en donde coincidimos con un grupo de chinos cat
ólicos muy majos. Fueron cantando canciones todo el rato, fue un rato divertido, sobre todo porque alguna canción se escucha en España pero oirla en chino es la leche.


Interior del barco: cánticos religiosos

Tras la visita nos llevaron a una F
ábrica de perlas de agua dulce que pertenecía al Gobierno. La chica nos dio una explicación en español macarrónico y abrió allí mismo una ostra para que pudiéramos ver las casi 20 perlas que llevaba dentro. De hecho luego nos las regaló, repartió entre todos. Después hubo visita obligada de la tienda para captar clientes pero no compramos nada porque era muy caro todo. De todos modos se podía regatear pese a que era una tienda del Gobierno…En China hay que regatear para todo, preparaos (además es que les encanta, echan horas si hace falta...).


 
Megaostras perleras

Como nos sobr
ó tiempo adelantamos la visita al Parque Olímpico así que nos sacamos unas cuantas fotos con el Nido (el estadio) y el Cubo de Agua (la piscina). Allí se celebraron las Olimpiadas del año 2008, es un lugar curioso y que os sonará por haberlo visto en repetidas ocasiones en la TV.


Estadio Olímpico

Tras las fotos nos trasladamos a un Teatro en donde vimos un espect
áculo fabuloso. Constaba con acróbatas, funambulistas, contorsionistas, malabaristas, etc. Estuvo realmente interesante.

El bus finalmente nos dej
ó sobre las 21.30 en el hotel. Ya era un poco tarde para encontrar un sitio para cenar pero al final lo conseguimos. Cenamos un wok con varios ingredientes. Para elegirlos nos ayudó una china que estaba en la mesa de al lado, pues los camareros no hablaban nada de inglés. Pedimos bolas de carne de ternera, pollo, tofu, judías, setas, etc. Estaba un poco picante, ¡delicioso!

Pagamos por el wok y las cervezas 156Y entre los cuatro, una ganga, la verdad es que es muy barato . De camino al hotel compré una tartaleta con frutos secos en una pasteler
ía que estaba buenísima. Al llegar al hotel tomamos un café en la cafetería, donde nos quedamos charlando hasta la 1 de la madrugada con Javi y Carol.
Impresionante Wok

No hay comentarios:

Publicar un comentario