martes, 9 de diciembre de 2014

DIARIO DE PARÍS 2012. Día 5: Orsay, Monmartre

Nos levantamos, desayunamos y nos fuimos al Museo d’Orsay. Al llegar, como casi siempre en París, había una bonita cola. Tras 30 minutos conseguimos entrar. Es un museo precioso pero llegó un momento en que nos saturamos de tanta estatua y tanto cuadro y, además a mí me dolían los pies muchísimo.

Salimos del museo sobre las 15h y nos fuimos al Barrio Latino a comer. Entramos en un restaurante japonés (Sushi House) que tenía un menú para dos personas por 48 euros consistente en: ensalada de col, sopa, sushi y brochetas. Estaba todo delicioso. Además bebimos nuestra querida cerveza china Tsin tao (finalmente, con bebidas salió todo por 58 euros). La camarera era muy simpática y los niños que había en el restaurante (hijos de la familia) también. Se llamaban Eric y Priscilla y estuvimos de cháchara con ellos un buen rato, viendo videoclips en youtube y Pelayo hasta les enseñó alguna coreografía de moda. Antes de marchar nos hicimos una foto con ellos.

 Sushi House


Visitamos a continuación el barrio de Montmartre. Intentamos entrar en el cementerio de mismo nombre para ver a varios personajes célebres que están allí enterrados pero llegamos a las 17:55 y cerraba a las 18:00. Tengo que decir que Montmartre es un barrio de calles muy animadas. 

                      
Moulin Rouge  y Plaza du Tertre



Vimos el famoso Moulin Rouge y todos los Sex Shops de alrededor. Subimos hasta el Sacre Coeur, desde donde hay unas vistas maravillosas de la ciudad. Al bajar paseamos hasta la Plaza du Tertre, en donde están los pintores con sus caballetes, lugar que me encandiló. 

Sacre Coeur



Después de la caminata quedamos para cenar con Miti y Patou en el metro de Pigalle. Nos llevaron a tomar fondue. Pedimos una Savoyarde (la de queso) y una Bourgignone (de carne, hecha en aceite). Para beber pedimos vino blanco. Pagamos por todo por 90 euros. 

Cena a base de fondue



Volvimos a casa caminando y Patou aprovechó, gracias a dios, para comprar papel higiénico en un 24 horas, pues ya hacía un tiempo que no había en casa y nadie se había acordado de ir a comprar…

No hay comentarios:

Publicar un comentario